Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

El presidente Alejandro Giammatei dio a conocer que hay tres personas detenidas por los hechos.

El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, anunció este lunes la declaración del estado de sitio en los municipios de Santa Catarina Ixtahuacán y de Nahualá para restablecer el orden e impedir nuevos incidentes tras la masacre de trece personas el pasado sábado.

La medida fue aprobada por la vía urgente por el Consejo de Ministros y anunciada oficialmente por el secretario de Comunicación Social de la Presidencia, Kevin López Oliva, desde el Palacio Nacional de la Cultura, informa el diario Prensa Libre.

El estado de sitio aprobado por decreto entra en vigor de forma inmediata y tendrá una vigencia de 30 días. Deberá ser refrendado en un plazo de tres días por el Congreso guatemalteco.

El conflicto iniciado hace casi 160 años ha dejado decenas de enfrentamientos con muertos y heridos como el ocurrido el pasado fin de semana, en el que murieron tres niños, cinco mujeres y cuatro hombres en la aldea maya Chiquix. También falleció el agente de la PNC Luis Herbert Emmanuel Reynoso Rivera.

Este lunes, decenas de pobladores realizaron un bloqueo en el kilómetro 171 de la ruta Interamericana junto a los féretros de la mayoría de las víctimas para exigir justicia por la masacre.

El presidente Alejandro Gimmatei, aseguró en su cuenta de Twitter, que las fuerzas del orden darán con los responsables del ataque y los presentarán ante la justicia. Adelantó que “están bajo investigación tres sospechosos, capturados anoche en posesión de armas ilegales de alto poder”.

“Estos hechos ya no son producto de un conflicto de tierras. Son obra de un grupo ilegal armado y organizado que actuó contra civiles y fuerzas de seguridad mediante la ejecución de una emboscada en la que se cometió un asesinato múltiple de hombres, mujeres y niños”, dijo el mandatario.

El estado de sitio ya fue declarado el 30 de mayo de 2020 en ambos municipios también por decisión de Giammattei por “acciones que afectan el orden, la gobernabilidad y la seguridad de los habitantes”, se informó entonces.

Las dos comunidades se enfrentan por la delimitación territorial y el control del agua potable de la zona a pesar del establecimiento de mesas de diálogo y de varios acuerdos que siempre quedan en papel mojado.

 

 

(Con información de Europa Press)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *