Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

El futuro presidente chileno aseguró que aún persiste la impunidad en crímenes de la dictadura de Agusto Pinochet y sobre las violaciones a derechos humanos tras el estallido social de 2019.

La campaña del presidente electo de Chile, Gabriel Boric, informó este lunes que retirarán las querellas presentadas contra manifestantes del denominado estallido social iniciado en octubre de 2019, amparándose en la Ley de Seguridad Ciudadana.

“Las querellas por Ley de Seguridad del Estado van a ser retiradas en el minuto en el que Gabriel Boric asuma (su cargo) como presidente. Eso es un compromiso. Eso no tiene ninguna razón de ser”, ha apuntado el coordinador político de la campaña de Boric, Giorgio Jackson, en declaraciones a Radio Cooperativa.

“Eso ha generado que muchas personas hoy día estén con medidas cautelares que no tienen ningún sentido. Por lo tanto, esa interferencia que ha hecho el gobierno respecto al Poder Judicial generando presión en los juzgados de garantías para nosotros es fundamental”, argumentó.

Jackson indicó: “Nos parece sumamente injusta la situación que están viviendo muchas personas que llevan meses o años esperando un juicio”. “En cualquier parte del mundo, si es que alguien lleva tanto tiempo esperando juicios y sin tener pruebas en su contra, la verdad es que sería un escándalo”, ha remarcó. Para Jackson, “hay personas que hoy día están privadas de libertad, muchas de ellas sin ningún tipo de pruebas”.

Además, Jackson explicó que, desde ahora y hasta marzo, trabajarán para la aprobación de un proyecto de ley de indulto que estudia la Cámara Alta y que considera “compensaciones y reparaciones para las personas que han sufrido pérdidas materiales en inmuebles o muebles que hayan sido afectados durante el proceso del estallido social”.

El senador, hasta ahora oficialista, Juan Antonio Coloma, de la Unión Demócrata Independiente (UDI), calificó la idea de “sorprendente” porque “no fue lo que se planteó en campaña”.

“Cuando se enfrenta la violencia tienes que enfrentarla con todos los medios que la ley ampara. Entonces, cuando uno dice que no va a usar la ley, bueno tenemos un problema severo, pero esperemos lo que diga el presidente en esa materia”, apuntó.

Más tarde, tras su encuentro con el actual presidente de Chile, Sebastián Piñera, Boric aseguró que su equipo está “en conversaciones con el Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile (INDH)” y que va a “revisar caso a caso” estas querellas. “Es mejor no anticiparse”, defendió.

“En Chile, desgraciadamente y pese a esfuerzos que se hicieron, todavía hay impunidad tanto de crímenes en la dictadura como hoy a propósito de las graves violaciones a los Derechos Humanos por el estallido (social)”, lamentó el presidente electo.

En este sentido, informó que tuvo conversaciones con familias de manifestantes y remarcó que “una de las prioridades” de su futuro Gobierno será “que haya justicia y reparación, y no repetición”.

Boric ya afirmó el pasado 7 de diciembre que uno de los movimientos que llevaría a cabo si alcanzase la Presidencia sería “desistir de las querellas por Ley de Seguridad Interior del Estado” por haber “mantenido permanentemente” las prisiones preventivas.

 

 

(Europa Press)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *