Publicado en Destacado, NACIONAL.

En municipios de Michoacán donde opera el movimiento armado Pueblos Unidos se ha registrado mayor incremento en el envío de remesas desde EEUU.

Desde 2017 las remesas que llegan al país enviadas por los mexicanos en Estados Unidos han ido al alza, especialmente durante la pandemia; las autoridades han celebrado este incremento.

En Michoacán, uno de los estados con más migrantes en Estados Unidos, se ha notado el crecimiento, pero son varias razones que explican estos aumentos y en algunos municipios se explica por la necesidad de dinero para comprar armas y enfrentar a grupos criminales.

Arturo Zarco vive en Santa Clara del Cobre, cabecera del municipio de Salvador Escalante en Michoacán; sus dos hijos en Estados Unidos le envían constantemente remesas, incluso, en medio de la pandemia.

“En mi caso es menos porque yo veo que donde quiera es mundialmente esas cosas que estamos pasando. Yo no le digo a mis hijos tienen que darme cierta cantidad, pero no me mandaban mucho, no cada mes. Cada tres o cuatro meses me mandaba”, destacó Arturo Zarco, habitante de Santa Clara del Cobre, Michoacán.

Piedad Medina también vive en Santa Clara del Cobre. Asegura que en los últimos dos años su hijo le envió más remesas que las usuales que dice, son para remodelar una casa.

“En una vez si me mandó 20, pero sabe por qué, porque hay una casa de sus abuelos que se estaba cayendo y le dije mijo sabe que voy a arreglar esa casa”, comentó Piedad Medina, habitante de Santa Clara del Cobre, Michoacán.

Durante 2020 Michoacán experimentó un incremento en el envío de remesas. El municipio de Salvador Escalante, según datos de Banxico, pasó de recibir 17.6 millones de dólares en 2017 a 30.5 millones de dólares en 2020.

En la comunidad de Tomendán, en el municipio de Taretan, tienen otra explicación para el incremento en las remesas. Rigoberto Cortés recuerda que hace seis años se incrementó la actividad delictiva en este lugar. Calcula que 250 de los 1500 habitantes migraron al norte.

En octubre de 2020 los que se quedaron decidieron unirse a Pueblos Unidos, un movimiento armado que busca garantizar la seguridad de comunidades en cuatro municipios: Ario de Rosales, Nuevo Urecho, Salvador Escalante y Taretan. Para combatir al crimen, explica Rigoberto, pidieron ayuda a los paisanos en Estados Unidos y los apoyos llegaron a través de remesas.

“Algunas personas de las que tienen familia en estados unidos pidieron apoyo económico para comprar municiones y comprar armas. Yo tengo un hermano que ya falleció. el me envió una parte de dinero para apoyarnos y como no pueden mandar tanto tenia que mandar por separado a diferentes personas y así me llegó”, dijo Rigoberto Cortés, jefe de Tenencia en Tomedán, Taretan, en Michoacán.

Pueblos Unidos tiene 60 barricadas con hombres armados que vigilan territorios en estos cuatro municipios. Muchos de sus integrantes exhiben armas nuevas, sofisticadas y de uso exclusivo del Ejército.

Durante 2020, Michoacán captó 33% más remesas que en 2017. En tres de los cuatro municipios donde opera el movimiento de Pueblos Unidos el incremento de remesas supera el promedio que obtuvo el estado.

En Salvador Escalante aumentó un 43% en este periodo. En Taretan se recibieron 46% más remesas, mientras que en Nuevo Urecho el porcentaje creció 223%.

En Tomendán aseguran que el apoyo recibido por los paisanos y la vigilancia de los propios ciudadanos miembros de Pueblos Unidos está dando resultado en materia de seguridad.

“Parece que va funcionando. Esperemos que mas delante ya no tengamos que andar haciendo eso”, destacó Rigoberto Cortés, jefe de Tenencia en Tomedán, Taretan, en Michoacán.

 

Con información de Raymundo Pérez Arellano, Carlos Arrieta y Adrián Tinoco.

LLH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.