Publicado en Destacado, INTERNACIONAL, NACIONAL.

La organización Igualdad Animal revela que en México ninguna norma considera a los peces como animales, ni existen leyes que los protejan durante su crianza, transporte y matanza.

Los peces son los animales más maltratados y consumidos de la tierra y, al mismo tiempo, los más desamparados.

Por primera vez, investigadores de la organización Igualdad Animal en México se infiltraron en granjas de tilapias para destapar el sufrimiento de los peces explotados y muertos para consumo, y revelar el motivo por el cual estos animales se encuentran indefensos ante la crueldad de la acuacultura en el país.

Este miércoles, la organización publica la cuarta y última investigación del año para darlo a conocer, y exhorta a firmar para seguir cambiando la vida de los animales en el país.

“En estos lugares, alejados y apartados de todo, hacen literalmente lo que quieren con los peces: son criados en estanques en los que el agua está contaminada por sus desechos, los manipulan con brusquedad sin importar si caen al suelo y se lastiman, y, de hecho, los dejan allí luchando por respirar hasta por 40 minutos, mientras sufren una de las agonías más dolorosas que cualquiera pueda imaginar”, explica Dulce Ramírez, directora de Igualdad Animal en México, en un comunicado.

Señala que la industria de la carne es despiadada con los animales independientemente de dónde se encuentre y a cuáles animales explote, pero en el caso particular de los peces es aún peor.

Desde su primera investigación en México en 2016 hasta hoy, y gracias a las evidencias de crueldad animal filmadas, lograron importantes avances en México para las gallinas, vacas, terneros, borregos, pollos y cerdos.

Pero para los peces no, dice, pues en México ninguna norma los considera animales, ni existen leyes que los protejan durante su crianza, transporte y matanza.

“Los consumidores suelen asumir que los peces matados para consumo son tratados de tal forma que se les evite cualquier sufrimiento innecesario, pero nuestra investigación demuestra que, incluso, no son aturdidos antes de ser matados”, explica Ramírez en el texto.

Es un sufrimiento inimaginable y por eso necesitan urgentemente que se actúe para protegerlos, agrega.

Los peces son capaces de experimentar placer y dolor, al igual que los perros, gatos, vacas, cerdos y otros animales, reconoce la comunidad científica mundial.

“Mientras más visualicemos ante las instituciones del estado la realidad de los animales en granjas y mataderos y exijamos que la crueldad animal sea castigada, más cerca estaremos de lograrlo también para los peces”, señala la directora de Igualdad Animal en México, en el comunicado.

“Nuestra lucha por la justicia no terminará hasta que todos los animales, en todos los países del mundo, sean respetados y protegidos“.

 

Igualdad Animal es una organización internacional que trabaja con la sociedad, los gobiernos y las empresas para acabar con la crueldad hacia los animales en granjas. Nuestras investigaciones son un pilar fundamental de nuestra misión de crear un mundo donde todos los animales sean respetados y protegidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.