Publicado en Destacado, ESTATAL.

Es la oportunidad de los productores locales de ofrecer el grano aromático en buen precio y reactivar la economía de la zona serrana

Los Reyes, Ver.- El precio del café en la sierra de Zongolica vale oro, pues alcanzó el quintal de pergamino, alcanzó en la Bolsa Internacional de Valores los 5 mil pesos, y en las fincas de las Altas Montañas comenzó la cosecha en 18 pesos el kilo de cereza, valor monetario que todo productor desea; pero ahora existen varias interrogantes: “¿las parcelas están abandonadas o son altamente productivas?, y si ¿los grandes acaparadores de Nestlé respetarán los precios de referencia o nuevamente pagarán una miseria a los cafeticultores?”, cuestionó el especialista Miguel Ángel De la Torre Loranca.

Si el cafeticultor de las Altas Montañas no le vende a la trasnacional, envía a sus empleados al campo para acaparar la producción e intentar comprar, como siempre, barato y venderlo al consumidor caro, agregó.

Destacó que la finca de Max Chimalhua es ejemplo en las Altas Montañas, porque tiene una variedad de café Arábigo Panaima, de Chiapas, con producción de 25 mil kilogramos de Cereza en 1.5 hectárea, y rendimiento de 100 quintales de pergamino.

Comentó que en Brasil cayó helada y el café importado representa alto costo, por las navieras; por ello, es la oportunidad de los productores locales de ofrecer el grano aromático en buen precio y reactivar la economía de la zona serrana.

Luego de pasar el café verde a la transnacional, el consumidor es quien paga los platos rotos, porque en los anaqueles del comercio se reflejará el aumento, porque la empresa nunca pierde, agregó.

Por otra parte, abundó, el cortador de café en las fincas recibe 2.50 pesos por kilo, y llega a reunir entre 80 y cien kilogramos al día, lo que representa un salario diario de 250 pesos.

“Y es la oportunidad para que los integrantes de una familia indígena participen en esta actividad productiva en el campo como cortadores del grano aromático en las fincas de la sierra de Zongolica”, detalló.

Sin embargo, los productores de las altas montañas acusaron a la empresa Nestlé, de pagar de cinco a seis pesos el kilo de café, lo que significa un total de 30 mil pesos por cosecha anual. Y se quejaron que los hayan utilizado como parte de la campaña “Celebremos cada rincón de México”, y de usar su imagen, que viene impresa en la edición especial del empaque, sin su autorización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *