Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Este lunes el pontífice se reunió brevemente con el presidente del Parlamento griego, Konstantinos Tassoulas, y con el líder del principal partido de la oposición, Syriza, Alexis Tsipras.

El papa Francisco abandonó este lunes Grecia, agradeciendo a sus anfitriones “su amable hospitalidad” tras una visita de dos días y medio que incluyó una escala en la isla de Lesbos, donde hizo un llamamiento a una mejor recepción de los refugiados en Europa.

El pontífice se reunió brevemente con el presidente del Parlamento griego, Konstantinos Tassoulas, y con el líder del principal partido de la oposición, Syriza, Alexis Tsipras.

El exprimer ministro de izquierdas le agradeció “la sinceridad de su discurso y su defensa a ultranza de los derechos humanos y la justicia social”.

A continuación, Francisco se reunió con jóvenes en una escuela católica de las afueras de Atenas, donde habló de la necesidad de abrirse a los demás.

“Cuando llegue la tentación de encerrarnos en nosotros mismos, busquemos a los demás”, dijo.

A su llegada a Grecia el sábado, tras un viaje a Chipre, Francisco fue recibido en dos ocasiones por el jefe de la Iglesia ortodoxa griega, el arzobispo Jerónimo II, y el domingo visitó el campamento de migrantes de Mavrovouni, en la isla de Lesbos, donde pidió el fin del”naufragio de la civilización”.

Luego regresó a Atenas para celebrar una misa ante unos 2,000 fieles, en la que predicó a favor de la “modestia y la humildad”.

En abril de 2016, Francisco ya había visitado un campo de migrantes en Lesbos, Moria, cuando la isla era la principal puerta de entrada de los migrantes a Europa, y sorprendió entonces al llevarse consigo a 12 refugiados sirios.

 

 

Con información de AFP.

LLH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.