Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Tedros Adhanom señala que varios países están «introduciendo medidas contundentes y generales que no se basan en pruebas ni son eficaces por sí mismas, y que solo empeorarán las desigualdades».

El jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) expresó su el martes su preocupación por el hecho de que algunos países estén introduciendo medidas generales contra la variante ómicron del coronavirus que podrían no ser necesarias y penalizar de forma injusta a las naciones africanas.

“Entiendo bien la preocupación de todos los países por proteger a sus ciudadanos contra una variante que aún no comprendemos del todo”, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus.

“No obstante, me preocupa igualmente que varios estados miembros estén introduciendo medidas contundentes y generales que no se basan en pruebas ni son eficaces por sí mismas, y que solo empeorarán las desigualdades“, agregó.

Reportado por primera vez en el sur de África hace una semana, la variante ha provocado alarma global, dio paso a prohibiciones de viaje y puso en evidencia la disparidad entre las campañas de vacunación masiva en las naciones ricas y la inoculación escasa en el mundo en desarrollo.

En declaraciones efectuadas durante una reunión a puertas cerradas, publicadas en su sitio web, el director etíope de la OMS instó a los 194 estados miembros a ceñirse a medidas “racionales y proporcionales“, al tiempo que afirmó que aún hay más preguntas que respuestas sobre la gravedad de ómicron y la eficacia de las vacunas.

“Una vez más, agradezco a Botsuana y Sudáfrica por detectar, secuenciar y reportar esta variante de forma tan rápida”, agregó Tedros. “Me preocupa profundamente que esos países estén siendo penalizados ahora por otros por hacer lo correcto”.

Esta semana, el director general de la OMS advirtió que la variante ómicron muestra qué tan peligrosa es la situación y denunció la distribución desigual de vacunas en el mundo:

En el marco de una reunión de tres días de ministros de salud de la OMS, la delegación de Namibia expresó el martes su decepción hacia los estados que imponen prohibiciones de viaje al sur de África.

“Esta prohibición de viajar es una reacción instintiva basada en la política, no en la ciencia o las recomendaciones de la Constitución de la OMS”, señaló. “Por eso preguntamos por qué otros estados que (detectaron) la variante en personas que no tienen antecedentes de viajes al sur de África están exentos de esta prohibición de viajar”.

Tanzania pidió un levantamiento inmediato de las restricciones a los viajes, que están perjudicando al turismo en la región, mientras que Canadá expresó su gratitud por la transparencia regional.

“La colaboración internacional transparente, como demostró el liderazgo de Sudáfrica y los científicos sudafricanos que compartieron de manera rápida y abierta información sobre esta nueva variante, es lo que se necesita ahora más que nunca”, dijo Leslie Norton, embajadora de Canadá ante la ONU en Ginebra. “A través de sus acciones, compraron tiempo al mundo”.

 

 

(Reuters)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *