Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Vi la Luna y me pareció que podía tocarla con la mano”, afirmó Malick Ndiaye, un menor de 12 años de edad, originario de Senegal, quien fabricó un telescopio con alambre y latas de refresco.

“Tardé dos semanas en construir el telescopio”, explicó en entrevista con el diario español El País

“cuando enfoqué al cielo nocturno y vi los detalles de la superficie de la Luna me pareció que podía tocarla con la mano», narró Malick Ndiaye.

Informó que gracias a un viejo libro que era de su padre, aprendió a identificar las estrellas y ahora dibuja sus propios mapas del cielo.

Agrega que contempla Júpiter y los anillos de Saturno, y que ahora tiene dos telescopios, el que construyó con sus propias manos y uno que le regalaron, los cuales cuida y limpia de polvo y suciedad cada mañana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *