Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Se viralizó en las redes sociales la niña Andrea, quien vende dulces en las calles de Portoviejo, Ecuador, al aparecer en una grabación hablando cuatro idiomas y asegurar que quiere ser veterinaria.

Los padres de la menor trabajan en un circo y por ello aprendió a hablar francés, italiano y ruso; junto con su mamá, la niña vende dulces en la vía pública.

Asegura que ahorra dinero para comprar una casa a sus padres para que sus amigos puedan visitarla.

La pequeña fue grabada por una joven hija de una mujer francesa con quienes la niña sostuvo una conversación en francés perfecto y les ofreció sus dulces en ruso e italiano, también.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *