Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Un hombre de 30 años que se encontraba en prisión domiciliaria, imploró a las autoridades de Tivolio, Italia, que lo llevarán a la cárcel para cumplir su condena porque ya no aguantaba convivir todos los días con su esposa.

Aunque parece chiste, el hombre prefería pasar los días en una celda antes que convivir un minuto más con su esposa, por lo que acudió a las autoridades para suplicar que le permitieran terminar su condena en la cárcel.

El hombre llevaba varios meses en prisión domiciliaria y aún le faltaban varios años para pagar su condena por cargos de posesión de drogas; sin embargo, el sujeto no estaba dispuesto a cumplirlos al lado de su cónyuge, por lo que escapó para implorar ser llevado a una cárcel.

«Vivía en casa con su esposa y su familia. Y dijo que su vida doméstica se convirtió en un infierno, que no puede soportar más y quiere ir a la cárcel», informó la policía italiana en un comunicado.

Hombre escapó del arresto domiciliario para ir a la cárcel

De acuerdo con medios locales, el hombre se arrancó el brazalete de geolocalización y se presentó ante las autoridades con el dispositivo en mano y suplicando ser llevado a un centro penitenciario, todo con tal de no convivir más tiempo con su esposa.

“Escuche, mi vida familiar se ha convertido en un infierno, ya no puedo más, prefiero ir a la prisión», expresó el hombre arrestado.

Exasperado por la situación, el detenido prefirió «fugarse» y presentarse de manera espontánea a las autoridades para implorarles poder cumplir su condena entre rejas, relató Francesco Giacomo Ferrante, del cuerpo de carabineros de Tívoli.

Finalmente, el hombre cumplió su objetivo, pues al violar la prisión domiciliaria sumó un delito más, por lo que fue detenido de forma inmediata y las autoridades judiciales decidieron que fuera trasladado a la cárcel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *