Publicado en Destacado, NACIONAL.

La investigadora, apoyada por un equipo de colaboradores, ha logrado proponerle a los campesinos soluciones para la recuperación de las pozas, que incluso han sido balnearios.

Cuatro Ciénegas, Coahuila, es una zona de pantanos que conserva una memoria única sobre el origen de la vida del planeta, además de ser la única reserva viva de agua en esa zona del país. Su pérdida por sobreexplotación del agua significaría una perdida enorme. El documental ‘Cuando regrese el agua’, de las periodistas Alejandra González y Cecilia Villaverde, producido por la revista Gatopardo y difundido desde su sitio de internet, trata de los impresionantes esfuerzos de científicos, investigadores y ambientalistas para lograr su conservación.

“Cuatro Ciénegas es un oasis en el norte de México, y este lugar tiene unas fosas de un azul turquesa preciosas donde no hay fósforo, por eso no crecen las aguas y por eso es el color del agua. Pero esto ha permitido que sobrevivan en ellas unas comunidades ancestrales llamadas estromatolitos, que formaron los primeros fósiles de la historia de la vida en la Tierra”, dijo Valeria Souza Saldívar, doctora en biología molecular.

Las documentalistas Alejandra González Romo y Cecilia Villaverde acompañaron a la investigadora Valeria Souza Saldívar en su lucha de 20 años por la conservación de Cuatro Ciénegas.

“De siempre ha habido siembra de alfalfa, por ejemplo. los ejidatarios de la zona están acostumbrados a trabajar con cantidades de agua muy grandes, con cultivos que no son los apropiados para un lugar como ése”, dijo la periodista González Romo.

La investigadora, apoyada por un equipo de colaboradores, ha logrado proponerle a los campesinos soluciones para la recuperación de las pozas, que incluso han sido balnearios 

“Nos dimos cuenta que el nivel de la poza estaba alcanzando un umbral del que ya no se iba a recuperar con grava, arena, piedra y esa estructura de alambres se logró que la becerra recuperara los niveles que no había tenido en más de medio siglo”, reiteró el biólogo Mauricio de la Maza-Benignos.

“La labor más extraordinaria hacia el futuro es la que se está haciendo educando a los niños, están aprendiendo biología molecular, a hacer extracciones de ADN, y están aprendiendo a cabalidad el valor científico que tiene el lugar en el que crecieron, y la apuesta de los científicos es que sean ellos, la generación siguiente, quienes rescaten el lugar donde crecieron”, concluyó  Alejandra González Romo.

La educación, la misma memoria de la tierra trazada a lo largo de millones de años, y “Cuando el agua regrese”, lograrán la conservación de Cuatro Ciénegas, pero todo eso, está por verse.

 

 

Con información de En Punto

KAH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *