Publicado en Destacado, NACIONAL.

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).– El doctor Jaco Nel perdió sus piernas, dedos y parte de su cara debido a las lamidas de su perro, luego de ser contagiado por su mascota.

El doctor jugaba con Harvey, su mascota, un coker spaniel, cuando le hizo un pequeño arañazo del que salió un poco de sangre; el perro le lamió la herida y el doctor la desinfectó.

Comenzó a sentir síntomas parecidos a los de una gripa común por lo que no le dio mayor importancia, sin embargo tenía septicemia a consecuencia de la saliva de su perro.

Un día despertó mareado y aturdido, por lo que tuvo que ser trasladado de emergencia a hospital. La enfermedad le provocó fallas en sus riñones y también lo tuvieron que someter a diálisis. Perdió ambas piernas, dedos de la mano y la punta de la nariz.

“Supe desde casi el principio que acabaría perdiendo las piernas y los dedos, pero no estaba seguro de lo que le pasaría a mi cara. Perdí la punta de la nariz y mis labios tienen cicatrices, me cuesta hablar y también tengo dificultades para comer”, dijo.

Ahora se dedica a hacer activismo a favor de los sobrevivientes de la sepsis.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *