Publicado en Destacado, NACIONAL.

En Tarecuato todo el pueblo está de luto. En las puertas de las casas de los jóvenes asesinados han colgado moños y globos que recuerdan que los que murieron no cumplían ni la mayoría de edad.

En Michoacán, la comunidad de Tarecuato, dónde viven 10 mil  habitantes, todos siguen de luto por la muerte de 11 jóvenes a manos de un grupo del crimen organizado; allí se se instaló una base de operaciones de fuerzas federales y estatales para proteger a la ciudadanía.

“No sana la herida, pero queremos que ni uno más porque cada rato pasa lo mismo, que los desaparecen, de que los matan, y entonces ya con esta tragedia queremos que ya se queden aquí para que no vuelva a pasar”, subrayó Ana, habitante de Tarecuato.

Esta fue la respuesta de los habitantes de Tarecuato, cuando elementos del Ejército, Guardia Nacional y  Policía estatal llegaron a la comunidad michoacana para instalar una base de operaciones en el lugar donde el lunes pasado asesinaron a 11 jóvenes.

“Que nos armen y para que queremos a los soldados aquí alrededor de las casas, que se vayan a los cerros, donde se están escondiendo y bien que conocen y saben dónde están y no nos ayudan”, indicó uno de los familiares de un joven asesinado.

“Eran unos niños que no hacían nada, no le hacían daño a la gente, yo no sé por qué les hicieron esto”, señaló un familiar.

Otra joven, familiar de dos de los 11 chicos masacrados, José Brayan de 17 años y Carlos Rodrigo, este último padre de dos pequeños de 2 años y tres meses edad, que quedaron huérfanos dijo que estaba juntando para darle lo mejor a sus hijos.

“Rodrigo estaba planeando irse a los Estados Unidos de contratado, tenía muchos sueños por eso quería irse para allá”, contó uno de los familiares.

Despedazaron a unos inocentes

Las nueve familias recuerdan a los jóvenes y no entienden cómo es que una celebración terminó en tragedia.

“Se la pasaban en la esquina de esta cuadra jugando fútbol, sonriendo, ellos jugaban, ellos no eran drogadictos”, dijo el familiar de una de las víctimas.

Tienen miedo, pero aseguran que el coraje es mayor.

“Si el gobierno no hace nada o no se compromete a apoyarnos nosotros vamos a poner la seguridad aquí en el pueblo, pero lo que nos pase el gobierno ya sabe; será bajo su responsabilidad”, señaló el familiar dude un joven asesinado.

“Ya se quedó el acuerdo de Tarecuato, que vamos a poner las barricadas así como han hecho otras comunidades indígenas”, señaló el familiar de un joven asesinado en Tarecuato.

Todo el pueblo está de luto. Las calles están solitarias; hay autos con pintas. En las puertas de las casas de los chicos han colgado moños y globos que recuerdan que los que murieron no cumplían ni la mayoría de edad.

“La mayoría tenía entre 11 y 14 años, eso no se vale; si el crimen organizado quiere hacer sus cosas que se agarren entre ellos, pero que no se lleven a gente inocente; no les hubieran hecho eso, los despedazaron, no los balacearon nada más, hasta se divirtieron con esas pobres criaturas y no se vale”, dijo el familiar de un joven asesinado en Tarecuato, Michoacán.

Este jueves finalmente los pobladores accedieron a levantar los bloqueos de las cuatro carreteras y las 14 brechas que permiten la entrada y salida al pueblo

“Sabemos que en cuestión de seguridad no es sencilla, tenemos un reto importante y sabemos que lo podemos hacer con un acompañamiento de la Guardia Nacional y el Ejército Mexicano”, destacó Eloín Díaz, subsecretario de Operación Policial.

“Yo digo que ninguno más que lo levante, ninguno más muerto porque si para la otra vez vamos a cerrar la carretera para siempre y mejor que ya no haya carretera para que no vengan eso malos por aquí”, dijo un habitante de Tarecuato.

 

Con información de Abraham Reza y Fernando Guillen.

LLH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *