Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

La vacuna contra el cáncer de mama mostró buenos resultados en ratones, ahora se aplicará en humanos para determinar la seguridad del fármaco.

Un equipo de investigadores de la Cleveland Clinic’s Lerner Research Institute, en Estados Unidos, iniciará las pruebas en humanos de una vacuna contra el cáncer de mama triple negativo (TNBC por sus siglas en inglés), la primera que se ha desarrollado para prevenir esta enfermedad.

En un comunicado, la clínica explicó que el TNBC “es la forma más agresiva y letal de cáncer de mama, que a menudo se presenta en mujeres con mutaciones en el gen BRCA1”.

Los investigadores, dirigidos por los médicos Thomas Budd y Vincent Tuohy, comenzarán la fase uno del ensayo clínico de la vacuna en investigación, dirigida a prevenir este tipo de cáncer antes de que se desarrolle.

El médico Tuohy afirmó que la transición de la investigación, del laboratorio a los humanos, es un hito importante, ya que se trata del primer fármaco desarrollado para prevenir la enfermedad.

Nuestra visión siempre ha sido prevenir el cáncer antes de que se desarrolle, por lo que estamos entusiasmados de seguir adelante y comenzar a vacunar a nuestros primeros pacientes.

 

En el ensayo clínico participarán de 18 a 24 mujeres diagnosticadas con cáncer de mama triple negativo, en etapa temprana en los últimos tres años y que hayan completado el tratamiento.

Lo que se busca con esta vacunación en humanos es determinar la seguridad y la dosificación óptima del fármaco, así como su capacidad para inducir respuestas inmunitarias en los participantes.

¿Cómo actúa la vacuna contra el cáncer de mama?

El fármaco se dirige a la alfa-lactoalbúmina, una de las principales proteínas en la leche humana que “se expresa en las glándulas mamarias durante la lactancia” y que “se retira” en los tejidos envejecidos. “La única otra vez que se expresa es cuando una mujer desarrolla TNBC”, precisó la clínica.

Las vacunas, detalló el doctor Tuohy, se componen de dos partes: los adyuvantes, que ayudan a estimular la respuesta inmune para responder al segundo componente que es el antígeno diana.

“Cuando está preparado, creemos que el sistema inmunológico puede destruir las células del cáncer de mama a medida que surgen, para que las células cancerosas no tengan la oportunidad de convertirse en tumores maduros difíciles de tratar”, señaló.

La meta a largo plazo es que la vacuna proporcione una protección contra los tumores de mama emergentes relacionados con la proteína alfa-lactoalbúmina y que pueda estar disponible para mujeres con alto riesgo de desarrollar esta enfermedad, para que estén “sanas y libres de cáncer”.

El trabajo de los investigadores de la Clínica Cleveland mostró que la vacunación era segura y eficaz para prevenir el cáncer de mama en ratones , ahora el ensayo en humanos buscará datos para continuar con los avances en la prevención de la enfermedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *