Publicado en Destacado, NACIONAL.

Nerea Godínez, y Bertha Ocaña aseguraron que reconocieron una esclava de oro que «siempre traía» puesta el actor en un video de los momentos posteriores al choque.

La novia y la hermana del actor Octavio Ocaña, conocido por su papel de Benito en la serie ‘Vecinos’, acusaron a una agente municipal de Cuautitlán Izcalli de haberle robado una esclava de oro de 14 quilates.

Esto, luego de que su camioneta Jeep se colisionara el pasado 29 de octubre en la carretera Chamapa-Lechería, municipio de Atizapán de Zaragoza, mientras huía de una patrulla municipal que lo perseguía. La Fiscalía General de Justicia del Estado de México aseguró que el intérprete se disparó accidentalmente en la cabeza, tras el choque.

En sus historias de Instagram, la pareja del actor, Nerea Godínez, y Bertha Ocaña -hermana de Octavio-, aseguraron que los policías municipales “robaron todo lo que pudieron” del vehículo en el que viajaba el intérprete.

Bertha Ocaña dijo reconocer una esclava que “siempre traía” puesta su hermano en un video de los momentos posteriores al choque, que fue difundido en redes sociales. Dijo que la familia llegará “hasta las últimas consecuencias” en su búsqueda de justicia.

La familia de Ocaña sostiene que el actor fue asesinado por policías de Cuautitlán Izcalli que dispararon al vehículo mientras lo perseguían. El padre del actor, Octavio Pérez, aseguró que el arma que se encontró en la camioneta era propiedad de su hijo, pero dijo que la bala que lo mató es de un calibre diferente.

“Lo acepto, sí, el arma era de él pero el tiro que le entró no era de ese calibre, era 9 milímetros” y no .380 como la de su hijo. Afirmó que el intérprete nunca llevaba su pistola con el cartucho cortado y que la portaba por la inseguridad existente en el país.

Durante una entrevista con el periodista Gustavo Adolfo Infante, mencionó que su hijo tenía un permiso de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para portar el arma. Consideró que todo el pueblo debería estar armado, para evitar las acciones de la delincuencia.

En declaraciones previas al diario El Universal, Pérez había asegurado que su hijo no portaba una pistola, sino las personas que lo cuidaban, por lo que acusó que el arma le había sido sembrada: “No me pregunten de armas porque eso no existe, esas son cosas que le inventaron, claro que fue algo sembrado, tenía quien lo cuidara y ellos son los que traen arma”.

Durante la entrevista con Infante, Pérez señaló que cuenta con un video que le fue proporcionado “por un amigo de la Guardia Nacional” y que se corresponde con grabaciones del C5 que dio seguimiento al recorrido de la camioneta. Mencionó que las imágenes fueron borradas posteriormente. “En su momento lo presentaré”.

“Como padre estoy destrozado, no tengo las palabras, pero ya enterré a mi hijo. Ahora, ahí les va a las autoridades, hasta las últimas consecuencias”, comentó.

“Mi hijo no fumaba mariguana, mi hijo no era un alcohólico que tomara todos los días porque tenía una responsabilidad. Yo soy empresario y él estaba en México cuidando mi empresa de allá y yo estoy en Tabasco recibiendo órdenes de él y así éramos diario”, mencionó, al tiempo que reiteró que al actor lo acompañaban dos escoltas.

Señaló que uno de los acompañantes de Ocaña, que ya fue liberado, fue golpeado mientras permaneció detenido con el fin de que se “echara la culpa” de lo ocurrido y que “a su debido tiempo” prestará su declaración sobre estos hechos.

Sobre el dictamen dado a conocer por la Fiscalía mexiquense, aseguró estar muy molesto y mencionó que un fiscal habló con su hija y le había dicho que la prueba de alcohol había sido negativa, así como la de pólvora. “¿Cómo se va a disparar?, luego se lo voltean y que crees que siempre sí”, aseveró.

Acusó a los policías municipales de Cuautitlán Izcalli de haber matado al actor. “Ellos lo mataron y se la pusieron ahí (la pistola) pero la bala entra de atrás, ¿cómo se va disparar? Venía manejando. Mi hijo no estaba loco”.

Dijo que uno de los policías aceptó que disparó. El lunes, el diario El Universal dio a conocer que en su declaración ante el Ministerio Público, los policías admitieron haber realizado al menos un disparo a las llantas del vehículo de Ocaña, mismo que quedó incrustado en la salpicadera trasera, de acuerdo con el peritaje de la Fiscalía.

Fuentes de la Fiscalía mexiquense dijeron al periódico que tanto el origen del arma como el número de disparos en la persecución a la camioneta del actor por parte de policías municipales de Cuautitlán Izcalli “forman parte de la investigación por la muerte de Octavio Ocaña”.

El rotativo menciona que dentro del protocolo de persecución, los policías están autorizados a disparar a las llantas del vehículo que persiguen, por lo que se realizó un peritaje al fusil utilizado por los agentes municipales.

Este domingo, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem) abrió una queja de oficio por la muerte de Ocaña.

En un comunicado, la Codhem señaló que tras el fallecimiento del actor, por un disparo de arma de fuego, como confirmó la Fiscalía mexiquense, inició la queja CODHEM/TLAL/627/2021, “por la violación al derecho humano a la integridad y seguridad personal y, en su caso, al derecho a no ser sometido al uso desproporcionado o indebido de la fuerza pública”.

La Comisión asegura que realizará sus indagatorias con independencia de las diligencias practicadas por la Fiscalía y “toda vez que participaron diversos policías municipales”.

“Por tal razón, la Codhem desarrollará las investigaciones correspondientes y dará seguimiento a las realizadas por la instancia en la materia”, señaló.

Este domingo, la Fiscalía General de Justicia del Estado de México informó que los peritajes y declaraciones de testigos y policías concluyeron que el actor Octavio Ocaña falleció tras dispararse accidentalmente en la cabeza, luego de chocar la camioneta en que viajaba mientras huía de una patrulla.

La institución reportó que el Ministerio Público ya entrevistó a las dos personas que viajaban con el actor de 22 años, quienes afirmaron que estuvieron ingiriendo bebidas embriagantes mientras circulaban por calles de Cuautitlán Izcalli.

Una vez que policías municipales les marcaron el alto, el actor Octavio Ocaña aceleró la marcha de la camioneta para evitar ser detenido. Esto provocó una persecución que se extendió hasta la autopista Chamapa-Lechería, según la versión de la fiscalía.

El copiloto declaró que durante la persecución el actor sacó de la guantera un arma de fuego, “la cual empuñó en la mano derecha, mientras conducía con la izquierda y mantenía su huida. Cabe señalar que durante esta persecución la camioneta se impactó con diversos vehículos”, dice el boletín.

El dictamen de mecánica de hechos concluye que el actor se disparó accidentalmente tras chocar la camioneta.

Los peritajes y las declaraciones que sostienen la investigación, según la FGEJM:

-La prueba pericial de balística practicada al arma de fuego que portaba Ocaña arrojó que ésta corresponde a un calibre .380, y tenía dos cartuchos útiles.

-En la camioneta fue localizado un casquillo percutido que corresponde al arma de fuego calibre .380 que llevaba el actor.

-Indicios balísticos permiten establecer que la bala por la cual perdió la vida Octavio Ocaña fue disparada por el arma de fuego calibre .380, a corta distancia.

-El dictamen de mecánica de hechos apunta que durante su huida el conductor perdió el control, salió de la cinta asfáltica y se impactó sobre su parte delantera derecha; en este momento y a consecuencia de la dinámica de este percance el conductor presumiblemente accionó el arma de fuego que portaba en su mano derecha.

-El disparo produjo una lesión con orificio de entrada ubicado en parietal derecho y orificio de salida en parietal izquierdo, en ángulo ascendente. De la trayectoria de la bala se desprende que ésta fue disparada desde el interior del vehículo y por la persona que la portaba.

-Uno de los policías municipales declaró que luego del choque, él y su compañero se acercaron a la unidad y encontraron en el asiento del conductor a una persona con una lesión en la parte derecha de la cabeza, misma que se encontraba aún con vida y empuñaba un arma de fuego en la mano derecha; por protocolo esta arma le fue retirada al conductor, para posteriormente ponerla a disposición del Ministerio Público con la debida cadena de custodia.

-Los policías municipales aseguraron a los otros dos sujetos que viajaban en la camioneta y solicitaron el apoyo de cuerpos de emergencia para trasladar al lesionado a un hospital.

-El dictamen de toxicología dice que la persona fallecida dio positivo a alcohol y a la sustancia característica de la marihuana: etanol por arriba del punto de corte (80mg/ml), con una concentración de 143/mg/dl; presencia de tetrahidrocannabinol por arriba del punto de corte (50ng/ml), la cual fue mayor a 100ng/ml.

-En la camioneta se encontraron tres latas de cerveza vacías, así como una botella de vidrio con etiqueta “José Cuervo Tradicional”, que también estaba vacía.

-De los peritajes y declaraciones de los detenidos y los policías se concluye: Octavio Ocaña se disparó a sí mismo con el arma de fuego que tenía en la mano derecha, la bala le impactó en la cabeza y por esta lesión perdió la vida cuando era trasladado al hospital para recibir atención médica.

La Fiscalía afirmó en su comunicado que las pruebas fueron realizadas por la Coordinación General de Servicios Periciales, “con estricto apego a derecho y usando métodos científicos debidamente acreditados”.

El sábado se dieron a conocer videos de la persecución de la camioneta de Ocaña, con imágenes obtenidas presumiblemente del C4 y en los que se muestra la trayectoria del vehículo Jeep que fue seguido por patrullas municipales.

Se puede apreciar el Jeep avanzar a gran velocidad, mientras esquiva coches y camiones. En una glorieta, una camioneta de valores color blanco frenó abruptamente ante la aparición del vehículo de Ocaña, con el que casi estuvo a punto de colisionar.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *