Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

El caso de un adolescente que sobrevivió a un rayo en Australia llamó la atención, ya que al parecer una de sus prendas de vestir pudo ser la que lo salvó.

Todo ocurrió a finales de octubre, cuando el adolescente, de 14 años, se dirigía hacia su escuela Robina State High School, en Queensland, Australia, cuando una tormenta cayó en ese momento.

El estudiante estaba por entrar a su escuela, pero un poderoso rayo cayó sobre un poste de metal, lo golpeó en su pie, después la descarga eléctrica pasó por todo su cuerpo y finalmente salió por sus brazos.

El rayo derribó al adolescente, cuyos músculos se entumecieron, de acuerdo con medios locales.

Fue un padre de familia quien vio lo que ocurrió y ayudó al adolescente a entrar a la escuela luego de que le cayó el rayo.

Calzado pudo salvar al adolescente del rayo en Australia

La madre del estudiante estaba a algunos minutos del plantel y acudió de inmediato para ver a su hijo, quien para su sorpresa ya estaba de pie como si no le hubiera caído un rayo.

El adolescente contó a su mamá Michelle Nimmo que no sintió ni escuchó nada durante al menos un minuto después de que el rayo lo tocó.

Paramédicos de Australia llegaron a la escuela para atender al adolescente y se sorprendieron al ver que no sufrió lesiones de gravedad, pero lo trasladaron a un hospital.

Los médicos le comentaron a la madre del adolescente que el calzado de goma pudo ser el factor por el que el estudiante sobrevivió al rayo.

Creen que las suelas de goma gruesas de sus zapatos escolares absorbieron gran parte del impacto y podrían haberle salvado la vida. Dijeron que es muy afortunado de estar vivo y que nunca habían visto algo así en toda su carrera.

Sin embargo, el rayo dejó algunas cicatrices en el adolescente tanto en el brazo, por donde salió, como en la planta de su pie, por donde entró. A estas marcas se les conoce como figuras de Litchenberg, las cuales tardan al menos tres días en desaparecer del cuerpo y son comunes víctimas de rayos.

El sorprendente caso de este adolescente lo hizo acreedor al apodo de «niño relámpago» en el hospital donde ingresó tras la caída del rayo en Australia.

Tras varios días, las figuras de Litchenberg desaparecieron por completo del cuerpo del adolescente que sobrevivió a un rayo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *