Publicado en Destacado, NACIONAL.

Boca de dragón, jamaica, caléndula y dalia son algunas flores que no solo sirven de ornato, también son comestibles. Lo mismo ocurre con el cempasúchil, que adorna ofrendas para el Día de Muertos y puede utilizarse en la cocina para diferentes recetas.

De acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), el cempasúchil es una flor grande y muy aromática, es de color naranja o amarillo y puede comerse cruda o hervida en ensaladas.

“De unos años para acá se ha utilizado para elaborar postres, guisados, cremas, salsas, sopas, nieves y helados”, entre otras recetas, afirmó Profeco.

¿Cómo usar correctamente esta flor?

Existen flores como la azalea y las hortensias que solamente sirven para adornar, ya que son nocivas cuando se consumen; sin embargo, el cempasúchil es una de las plantas que no representa riesgos para la salud.

La flor más popular del Día de Muertos también tiene usos en la cocina, pero es importante saber cómo incluirla en las recetas, a fin de aprovechar su sabor a la hora de la preparación.

Antes de incorporar el cempasúchil como ingrediente, se deben retirar los tallos, pistilos y la base blanca de los pétalos, debido a que aportan un sabor amargo, según una enciclopedia dedicada a temas de cocina.

En el caso de los pétalos, es conveniente sumergirlos algunos minutos en una solución preparada con dos cucharadas de bicarbonato por un litro de agua, con la finalidad de neutralizar cualquier residuo químico.

Después, el cempasúchil tiene que lavarse y desinfectarse como el resto de las frutas y verduras, con este paso la flor quedará lista para utilizarse en la cocina.

Flor de uso en tratamientos de cocina y medicinales 

Según la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), la flor de cempasúchil contiene vitaminas, minerales y antioxidantes, por lo que además de recetas, se destina al tratamiento de diferentes padecimientos.

Considerando estas características, un grupo de investigación adscrito al Cinvestav Unidad Querétaro, decidió emplear los compuestos fenólicos y carotenoides de la flor para sintetizar nanopartículas de oro que pueden ser empleadas en tratamientos contra el cáncer de colon.

Las flores pasan por un proceso de secado al sol, luego son molidas y se extraen los compuestos fenólicos con ayuda de solventes como etanol y agua, explicó Cinvestav en un comunicado.

Los compuestos fenólicos son sustancias presentes en plantas y frutas, ayudan a combatir enfermedades o plagas, al aplicarse en tratamientos médicos, también reducen los radicales libres formados al interior del organismo en edades adultas.

Además del cempasúchil, los investigadores emplean otras plantas de uso común en México, entre ellas el gordolobo y los residuos de la industria vinícola, con el objetivo de “contribuir con soluciones médicas para un problema importante de salud”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *