Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Tras practicársele este examen y recibir tratamiento, Barney se recupera satisfactoriamente, informaron los médicos veterinarios que lo atienden.

“Barney”, un enorme gorila macho de lomo plateado de 28 años y 175 kilos que vive en el Zoo de Miami, se convirtió en la sensación en las redes sociales gracias a unas fotografías en las que se le ve anestesiado sobre una mesa clínica y entubado para un examen médico.

Tras practicársele este examen y recibir tratamiento, Barney se recupera satisfactoriamente, informaron los especialistas que lo atienden.

El gorila Barney y sus fotos en pleno examen médico se vuelven sensación; ya se recupera

FOTO: EFE

Las impactantes imágenes fueron subidas por Ron Magill, director de comunicaciones del zoológico, a su cuenta de Twitter, que cuenta con miles de seguidores.

“Estas son las fotos que tomé de ‘Barney’ mientras lo sometían a un examen minucioso en el zoológico de Miami“, señaló Magill en las redes sociales en referencia al gorila al que veterinarios y especialistas atendieron y practicaron un examen médico debido a la “tos persistente” que mostraba.

Varios especialistas en medicina animal del condado de Miami-Dade realizaron análisis adicionales de sangre y pruebas de rayos X al simio e indicaron que “existe la preocupación” de que pueda sufrir de neumonía.

Tras practicarle una broncoscopía, las “indicaciones iniciales son que ‘Barney’ puede estar padeciendo de neumonía”, aunque todavía se esperan los resultados de los cultivos realizados en laboratorio, señaló en un comunicado Gregory Holt, neumólogo de la Universidad de Miami (UM).

En el examen médico del simio participó también el cardiólogo veterinario Dewey Carpenter, quien realizó una prueba de ultrasonido del corazón de “Barney”.

El gorila Barney y sus fotos en pleno examen médico se vuelven sensación; ya se recupera

FOTO: EFE

Los gorilas machos adultos sufren a menudo de hipertensión y enfermedades cardíacas y, pese a que la presión arterial de “Barney” era normal, el cardiólogo “descubrió que tenía el corazón ligeramente agrandado, pero “dentro de los límites normales para un gorila de su edad”, señaló la institución en un comunicado.

“Barney” recibió también la vacuna contra la rabia y el tétanos.

Tras completar los exámenes médico, “Barney” se reincorporó a su hábitat en el zoo de Miami.

Con información de EFE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *