Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

El conteo de espermas podría llegar a cero en 2045, provocando una crisis de fertilidad que ponga en riesgo la vida humana.

Un estudio realizado por la epidemióloga Shanna Swan reveló que la producción de espermas en hombres sanos ha registrado una disminución del 50 por ciento en los últimos 50 años, lo que podría generar una crisis de fertilidad repercutiendo en la existencia humana.

“Hoy en día, un hombre solo tiene la mitad de espermatozoides que tenía su abuelo”, señala la experta en su libro “CountDown”, publicado en 2017.

En su publicación también explica que el estilo del mundo moderno ha llevado a una menor producción de espermas, “está amenazando el conteo de espermatozoides, alterando el desarrollo reproductivo masculino y femenino y poniendo en peligro el futuro de la raza humana”.

Indica que otra de las principales causas de la disminución de espermas en los hombres es la alteración del flujo normal de las hormonas, porque cada vez están más expuestos a sustancias químicas que las alteran, como los ftalatos.

Los ftalatos son compuestos químicos utilizados en la construcción, automóviles, cosméticos, productos de limpieza y más elementos que tengan plásticos PVC.

Agrega que también influyen otros factores como la obesidad y enfermedades relacionadas con una alimentación alta en grasas, el consumo de sustancias nocivas como el tabaco, el alcohol y algunas drogas.

En 2045 podrían dejar de producir espermas

Swan indica que la disminución de espermas “no es pasajera y no está desapareciendo. Cuando observamos los datos de los últimos cinco o 10 años, no vemos que este declive se haya estabilizado”.

Por lo que, de seguir con este estilo de vida, el conteo de espermas en hombres sanos podría llegar a cero para 2045, lo que representaría la extinción de la raza humana en los siguientes años, pues ya no habría manera de reproducirnos.

“Nuestro desarrollo sexual está cambiando de manera más amplia, tanto para hombres como para mujeres e incluso para otras especies, y el mundo moderno está en camino de convertirse en infértil”.

La doctora considera que el compromiso para evitar más daños en el sistema que genera espermatozoides, y evitar una crisis de fertilidad, es con acciones concretas por parte de los gobiernos, que deben controlar la producción y venta de sustancias tóxicas que afectan la salud de las personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *