Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Los documentos fueron proporcionados por Frances Haugen, exempleada de la compañía, y ponen en duda los esfuerzos de Faceboook en términos de combatir los mensajes de odio, la desinformación y la protección de usuarios jóvenes.

Durante las útlimas semanas, Facebook ha estado envuelto en una nueva crisis: Facebook Papers, una serie de revelaciones que podría calificarse como el episodio más intenso para la red social fundada por Mark Zuckerberg en 2004.

Facebook Papers consiste en una combinación de presentaciones, estudios de investigación, hilos de discusión y memorandos de estrategia, que brindan una visión sin precedentes de cómo los ejecutivos del gigante de las redes sociales sopesan las compensaciones entre la seguridad pública y sus propios resultados.

Los documentos fueron proporcionados por Frances Haugen, exempleada de la compañía, y ponen en duda los esfuerzos de Faceboook en términos de combatir los mensajes de odio, la desinformación y la protección de usuarios jóvenes.

Haugen dijo que Facebook había ocultado deliberadamente una investigación inquietante sobre cómo los adolescentes se sentían peor consigo mismos después de usar sus productos y cómo estaba dispuesto a usar contenido de odio en su sitio para que los usuarios regresaran.

El papel de Facebook durante el periodo previo a las elecciones estadounidenses de 2020 también fue punto clave. De acuerdo con documentos citados por The Washington post, luego de esfuerzos tangibles por controlar el contenido policial que promovía la violencia, la desinformación y el discurso de odio, a partir del 6 de noviembre, Facebook revocó muchas de las docenas de medidas destinadas a proteger a los usuarios estadounidenses. 

La situación se salió de control y auqnue Facebook trató de volver a imponer sus medidas, el movimiento pro-Trump ya estaba en planes de asaltar el Capitolio, episodio del que el mundo fue testigo el 6 de enero.

 

Frances Haugen, la denunciante

Frances Haugen, exgerente de producción de Facebook, denunció las acciones de la red social el 3 de octubre en el programa de televisión 60 minutos. Filtró miles de páginas de investigación interna de esa compañía, la cual muestra que FB ha sido negligente en eliminar la violencia, la desinformación y otros contenidos dañinos de sus servicios, y que ha engañado a los inversores sobre estos esfuerzos.

Dos días después se presentó a testificar ante un subcomité del Senado durante más de tres horas. Haugen dijo que la red social veía la seguridad como un centro de costos, que ensalzaba una cultura de empresa emergente en la que recortar gastos era bueno, y que “sin duda” estaba agravando el odio.

En su testimonio, alentó a los legisladores a exigir más documentos e investigaciones internas, sugiriendo que los documentos que había proporcionado eran solo la punta del iceberg.

Tras la declaración de Haugen, los ejecutivos de Facebook cuestionaron públicamente su credibilidad y dijeron que sus acusaciones eran falsas. Sin embargo, desde entonces, más medios de comunicación se han sumado a dar seguimiento a las revelaciones que han hecho los documentos internos de la compañía.

 

¿Qué pasa con los algoritmos?

Facebook Papers reveló que en las herramientas de reacción que la red social brindó en 2017 a los usuarios la red social programó un algoritmo que decide lo que las personas ven en sus feeds de noticias para usar los emoji de reacción como señales para impulsar contenido más emocional y provocativo, incluido el contenido que probablemente los enoje.

The Washington Post señala que a partir de ese año el algoritmo de clasificación de Facebook trató las reacciones de emoji como cinco veces más valiosas que los “me gusta”, revelan documentos internos.

“La teoría era simple: las publicaciones que provocaban una gran cantidad de emojis de reacción tendían a mantener a los usuarios más comprometidos, y mantener a los usuarios comprometidos era la clave del negocio de Facebook”.

“Los propios investigadores de Facebook se apresuraron a sospechar una falla crítica. Favorecer publicaciones ‘controvertidas’, incluidas aquellas que hacen enojar a los usuarios, podría abrir ‘la puerta a más spam/ abuso/ clickbait inadvertidamente”, escribió un miembro del personal, cuyo nombre fue redactado, en uno de los documentos internos”.

Fue en 2019 que la compañía confirmó que las publicaciones que provocaron emojis de reacción enojada tenían una probabilidad desproporcionada de incluir información errónea, toxicidad y noticias de baja calidad.

El presidente de Facebook, Mark Zuckerberg, señaló que las recientes investigaciones periodísticas son un esfuerzo coordinado para utilizar de forma selectiva documentos filtrados para pintar una imagen falsa de la compañía.

En una publicación difundida en su cuenta en la red social, el empresario aseguró que se debe equilibrar la libertad de expresión con la reducción del contenido dañino en la plataforma o reforzar la privacidad de los usuarios.

De acuerdo con una publicación de The Washington Post el pasado 25 de octubre, cita que Zuckerberg ha dicho que la empresa no diseña sus productos para persuadir a las personas de que dediquen más tiempo a ellos. Pero decenas de documentos sugieren lo contrario.

Destaca que los conocedores dicen que el CEO de Facebook eligió el crecimiento antes que la seguridad. La publicación compara el caso en Estados Unidos frente a Vietnam. En el primero, asegura que el director ejecutivo de tecnología es un campeón de la libertad de expresión, reacio a eliminar incluso el contenido malicioso y engañoso de la plataforma.

“Pero en Vietnam, defender los derechos de libertad de expresión de las personas que cuestionan a los líderes gubernamentales podría haber tenido un costo significativo en un país donde la red social genera más de mil millones de dólares en ingresos anuales, según una estimación de 2018 de Amnistía Internacional”.

WP destaca que el papel de Zuckerberg en la decisión de Vietnam, que no se ha informado anteriormente, ejemplifica su incansable determinación de garantizar el dominio de Facebook, a veces a expensas de sus valores declarados, según entrevistas con más de una docena de exempleados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *