Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Se casó la princesa Mako de Japón, quien renunció a su título por amor; contrajo nupcias con Kei Komuro, su novio abogado.

Luego de haber anunciado su compromiso hace cuatro años la pareja de enamorados se unió finalmente pese a una fuerte polémica.

Mako conoció a quien se convirtió en su esposo cuando cursaba sus estudios en la Universidad Cristiana de Tokyo.

La boda había sido pospuesta por supuestas inmadureces y una disputa financiera por parte de la madre del novio.

Finalmente, al casarse con un plebeyo y como estipula la ley, Mako abandonó la familia imperial nipona y pasó a llamarse Mako Komuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *