Publicado en Destacado, NACIONAL.

Los profesionistas marinos trabajan colocando fragmentos de los corales, ya sea en pequeños recipientes o directamente sobre rocas, en mesas o estructuras metálicas, algunas de ellas con electricidad.

En el Caribe mexicano, biólogos marinos han implementando una estrategia para evitar la desaparición de los arrecifes.

“Ahorita vamos a ir a la granja de corales. Un lugar donde tenemos un vivero. Plantamos los corales ahí, los dejamos crecer y ya que crecen los podemos trasladar y volver a plantar a un arrecife para que vuelva a ser un arrecife sano”, apuntó Germán Méndez, biólogo marino y buzo.

Los profesionistas marinos trabajan, entre otras estrategias, colocando fragmentos de los corales, ya sea en pequeños recipientes o directamente sobre rocas, en mesas o estructuras metálicas, algunas de ellas con electricidad.

En cuanto a para qué se conectan a la electricidad, el biólogo marino y buzo Germán Méndez dijo: “Se conecta a la electricidad para que se pueda absorber el calcio disuelto en el agua de mar y se pegue a la estructura por electrólisis, crece y puedes hacer un arrecife”.

El calentamiento del agua de mar, la contaminación provocada de drenaje y químicos vertidos en el océano, han provocado nuevas enfermedades en los corales.

“Tiene una situación por una enfermedad conocida como el síndrome blanco, no ataca a todos los corales duros, ataca sin embargo a las especies de coral que construyen el arrecife”, indicó Javier Pizaña, gerente de Coral Reef Aliance en México.

“A partir de 2018 tuvimos una nueva enfermedad muy agresiva que se llama desprendimiento de tejido, lo que ocurre es como si se pelara el coral y se pierden organismos que tenían decenas o hasta cientos de años”, detalló Claudia Padilla, investigadora de Inapesca.

“Se les da antibiótico, el tratamiento que más ha funcionado para este síndrome, ya lo hemos controlado, pero están en recuperación. El blanco es el esqueleto, como tal y la parte coloreada cafecita es el tejido vivo”, explicó Arcelia Romero, encargada del sistema de cuarentenas.

La intensidad y tono de luz sobre los módulos y el movimiento del agua son precisos para que cada coral esté en situación óptima y se recupere.

La curación y reproducción de corales busca revertir su pérdida.

 

Con información de Adriana Valasis.

LLH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *