Publicado en Destacado, INTERNACIONAL, NACIONAL.

El hijo del exlíder sindical gestionó una offshore en Islas Vírgenes Británicas y enlistó 10 propiedades de la familia; sólo dos de ellas ya estaban en la mira de la Unidad de Inteligencia Financiera

Por Andrea Cárdenas / Quinto Elemento Lab

El hijo del exlíder sindical y exlegislador priista, Carlos Romero Deschamps, gestionó su participación en una empresa offshore en Islas Vírgenes Británicas y presentó ante el despacho que hizo los trámites una lista de propiedades de él y su familia que incluye residencias distintas a las que la ya están siendo investigadas por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).

En marzo de 2009, cuando tenía 38 años de edad, Alejandro Romero Durán se convirtió en dueño de la firma Steller Overseas Holdings Inc, creada para comprar propiedades, autos de colección, yates, antigüedades y joyas, de acuerdo con los registros contenidos en los Pandora Papers, una filtración de 11.9 millones de documentos financieros obtenida por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

La empresa fue creada desde 2001 con un capital de 50 mil dólares, y la identidad de los dueños originales es desconocida pues controlaban la compañía a través de acciones al portador que garantizan el anonimato. Alejandro Romero se vinculó oficialmente a la firma ocho años después y en 2012 pidió al despacho Trident Trust Company Ltd poner todas las acciones a su nombre.

Steller Overseas es una compañía de papel: no tiene empleados, oficinas físicas ni actividad económica. Cuando se convirtió en el dueño de la firma, Alejandro Romero enlistó en los activos de la offshore diez propiedades en suelo mexicano: dos apartamentos y un penthouse en la Ciudad de México, cuatro residencias en la zona metropolitana de la capital pero ubicadas dentro del Estado de México, un condominio de lujo en la zona hotelera de Cancún, una casa en Guanajuato y otra más en Hidalgo.

El departamento en Cancún y una propiedad en Edomex ya han sido mencionadas en la indagatoria que abrió la UIF en 2019, cuando presentó una denuncia contra Romero Deschamps y su familia por operaciones financieras irregulares. La offshore y las ocho propiedades adicionales no vienen incluidas en la investigación de las autoridades financieras.

Romero Deschamps, de 77 años, es un político del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y exlíder sindical de Petróleos de México (Pemex) con un largo historial de escándalos y cuestionamientos sobre el origen de su fortuna. Él y su familia enfrentan dos investigaciones por parte de la Fiscalía General de la República (FGR) y de la UIF por enriquecimiento ilícito y operaciones con recursos de procedencia ilegal.

La familia del exlíder petrolero supuestamente realizó entre 2006 y 2017 operaciones sospechosas de compraventa de propiedades para “dispersar activos que muy probablemente provengan de actividades no lícitas”, según la denuncia de la UIF a la que Quinto Elemento Lab tuvo acceso.

Alejandro Romero, quien asegura ser comerciante, es investigado junto a su padre por su presunta participación en un esquema de triangulación de recursos que incluye empresas fachada y transferencias millonarias. “Se corroboró que efectuaron operaciones dentro del sistema financiero nacional que no podrían sustentarse en actividades comerciales o de negocios lícitos”, dice la denuncia de la UIF, “pusieron en marcha una elaborada mecánica destinada a introducir recursos de procedencia ilícita, con la finalidad de ocultar su origen y destino”.

La FGR no atendió las peticiones de entrevista que se le hicieron llegar para saber sobre el curso de las indagatorias; el titular de la UIF, Santiago Nieto, tampoco respondió solicitudes de comentarios.

Las propiedades

De las diez direcciones que enlistó Alejandro Romero en su offshore, una residencia en la calle Río Escondido, en la colonia Lomas Hipódromo, ya aparecía en la indagatoria de la UIF como un domicilio vinculado a la esposa de Romero Deschamps y a sus otros dos hijos Paulina y José Carlos. El mayor es José Carlos, que actualmente tiene 52, le siguen Alejandro con 50 y Paulina con 39.

El condominio en Cancún, por su parte, también aparecía en la mira de la UIF como una propiedad adquirida en 2006 por Alejandro y José Carlos. Se trata de un apartamento en el condominio Residencial del Mar, a unos pasos de la zona hotelera. La residencia pertenecía a su tía María Guadalupe Lidia Durán Limas, quien la compró en 1993.

Los hermanos compraron la propiedad de más de mil metros cuadrados en unos 3.9 millones de pesos y tiene seis recámaras, un bar y dos terrazas con alberca y jacuzzi, según el expediente obtenido del registro de la propiedad de Cancún.

Al menos cuatro de los inmuebles enlistados en la offshore están a nombre de Alejandro Romero, de acuerdo con los registros de la propiedad consultados por Quinto Elemento Lab, Univision, El País y Proceso. No fue posible revisar los antecedentes del resto de las residencias porque los registros de Hidalgo y del Estado de México no entregaron la información solicitada.

De los datos recabados, se pudo saber que a sus 22 años el hijo de Romero Deschamps se hizo de su primera propiedad de 950 metros cuadrados en el fraccionamiento El Campestre, de Salamanca, Guanajuato, donde su padre inició su carrera en Pemex. Según los antecedentes de la propiedad, en 1993 un exempleado de la paraestatal le vendió el terreno a Alejandro Romero Durán en 85 mil pesos.

En la Ciudad de México hay propiedades en Polanco, Anzures y Narvarte. En 2007 compró un penthouse de 6.4 millones de pesos en Tres Picos 86, un exclusivo condominio en el corazón de Polanco que cuenta con acceso privado de seguridad, salón de fiestas, alberca, jacuzzi, gimnasio y amplios jardines, donde la renta de un apartamento se cotiza hasta en más de cuatro mil dólares mensuales

Ese mismo año, Romero Durán adquirió otro departamento de dos millones de pesos en el cuarto piso del edificio enclavado en la calle Dante 12, según los archivos del registro de la propiedad.

El edificio de seis departamentos en la calle Anaxágoras 733 reportado por Romero Durán al despacho Trident Trust como otro de sus activos, tiene un valor de 20.4 millones de pesos, pero en el registro de la CDMX no aparece como propietario el hijo de Romero Deschamps, sino que figura como dueña la firma Edificaciones Alcar SA de CV.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *