Publicado en Destacado, NACIONAL.

El zoológico de Guadalajara recientemente dio la bienvenida a cuatro cachorros de tigre de Bengala, dos machos y dos hembras, que se han convertido ya en el espectáculo principal para los visitantes del recinto a pesar de que su mamá, Shitara, los protege en todo momento.

La veterinaria especialista y cuidadora de los tigres, Nadya Herrán, detalló que los cachorros pesan ahora 12 kilos y nacieron en el mes de julio pasado producto del cortejo natural de sus papás y mediante un alumbramiento nocturno.

“Una vez que vemos aproximarse el parto, dejamos a la tigresa en un dormitorio especial para que se sienta cómoda y tranquila para parir, nacieron de noche, no nos tocó ver el parto. Ella es primeriza y ha mostrado un instinto maternal excelente, todo el tiempo está al pendiente de ellos, los lame, los cuida y los amamanta”, dijo.

Cabe señalar que el tigre de Bengala es una subespecie en peligro de extinción debido a la cacería y a la competencia cada vez más feroz para mantenerse en su hábitat que principalmente son los bosques templados de Asia.

En el primer mes la mamá y los cachorros permanecen en el dormitorio para que los pequeños estén protegidos mientras los amamanta y, conforme van creciendo, estos se despegan cada vez más de ella y comienzan a juguetear y explorar el lugar donde viven.

Nadya Herrán detalló que los tigrillos están en proceso de dejar la leche de su mamá y a ser alimentados con alimentos sólidos que consisten en albóndigas de carne roja con carne de pollo, además de croquetas especiales para felinos que sirven como suplementos de vitaminas y minerales.

Estos cachorros son la primer camada de Shitara y cuando lleguen a la edad adulta, es decir, luego de que cumplan 20 meses de edad, podrían mudarse a algún otro zoológico para evitar que su papá, un tigre llamado Albert, exija su territorio y les haga daño.

“La historia natural de los tigres es que son solitarios por lo general los adultos machos mantienen un territorio solos y las hembras se mantienen con sus crías a veces hasta los tres años para enseñarlos a cazar, a protegerse y ellos van ganando un territorio propio”, dijo la especialista.

Agregó que esta mudanza es posible gracias a que hay acuerdos entre diversos zoológicos para el intercambio de especies para que sigan cumpliendo «su misión como embajadores de especie» y que «inspiren» a niños y adultos para el cuidado del planeta.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *