Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Las víctimas de la intoxicación tenían metanol en la sangre, una sustancia que fue utilizada para fabricar el alcohol adulterado en Rusia.

Al menos 34 muertos y 24 personas hospitalizadas es el saldo de una intoxicación masiva con alcohol adulterado, un hecho ocurrido en la provincia de Oremburgo, al sudoeste de Rusia.

De las 24 personas intoxicadas que fueron trasladadas a un hospital, siete se encuentran en estado grave y cuatro permanecen conectadas a un ventilador, según las autoridades citadas por la agencia rusa Tass.

Tatiana Saninova, ministra de Salud de Oremburgo, informó que la mitad de las víctimas mortales tras beber alcohol adulterado no alcanzaron a recibir atención médica, el resto perdió la vida a pesar de los intentos por salvarlos tras la intoxicación.

“El 50% de las personas fallecieron antes de que llegaran los médicos, 94% de los que fueron trasladados al hospital murieron durante las primeras 24 horas y 38% de los pacientes tienen metanol en la sangre”, detalló Saninova.

Metanol en la sangre de las víctimas confirmó la intoxicación masiva

Las víctimas de este hecho compraron botellas de vodka y coñac, etiquetadas con marcas conocidas en Rusia; sin embargo, las bebidas fueron alteradas con metanol, un compuesto químico que se utiliza como disolvente industrial.

Se encontró metanol puro en la sangre de los envenenados, en algunos casos se encontró que su concentración en el cuerpo era de tres a cinco veces mayor que la dosis letal.

Las botellas con alcohol adulterado ocasionaron las primeras intoxicaciones el 7 de octubre, cuando habitantes de los distritos de Yasnensky, Dombarovsky y Adamovsky acudieron a centros de salud para recibir atención médica.

Tras conocerse más casos de intoxicación, la policía rusa comenzó las indagatorias correspondientes, como resultado fue descubierto un almacén y un punto de producción en la ciudad de Orsk, donde se incautaron mil 279 botellas de alcohol adulterado.

Hasta ahora han sido detenidas 15 personas, en total se abrieron seis casos penales, que se combinaron en un solo proceso, informaron medios internacionales.

Un hecho similar ocurrió en agosto de este año, en la ciudad de Orsk, durante una celebración familiar en la que se sirvió alcohol adulterado, lo que dejó como saldo tres muertos.

Mientras que en 2016, un total de 77 personas de Siberia fallecieron después de beber aceite adulterado con metanol, una sustancia utilizada en varias industrias para fabricar plaguicidas, anticongelantes y diluyentes de pintura, entre otros productos.

En Rusia, de 2010 a 2016 se registró una baja en el consumo de alcohol, al pasar de 15.8 litros anuales por persona a 11.7 litros; a pesar de ello, supera el promedio de consumo por persona en Europa, que es de 9.8 litros, según datos de la Organización Mundial de la Salud ( OMS ).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *