Publicado en Destacado, NACIONAL.

Luego de que se reportara el primer caso del “síndrome anal inquieto” a un hombre de 77 años, que se analiza como secuela del COVID-19, un estudio informa los síntomas del padecimiento.

De acuerdo al análisis publicado en la revista médica “BMC”, el “síndrome anal inquieto” es tipificado como un trastorno neurológico y sensoriomotor común, que va acompañado de insomnio y ansiedad, luego de que se padeció de COVID-19.

Refiere que quienes pueden padecerlo podrían enfrentar dificultad para permanecer estático en una determinada posición, así como un malestar anal profundo e inquieto, aproximadamente a 10 centímetros de la región perineal.

Señala que otras partes del cuerpo, además de las piernas, también pueden verse afectadas como son los brazos, abdomen, cara, cabeza, cavidad bucal, vejiga y el área genital.

Informa que quienes padecen el síndrome sienten la necesidad de moverse, lo cual empeora por la noche o con el descanso y mejora con el ejercicio.

Menciona que el “síndrome anal inquieto” ocasiona hemorroides internas y afirma lamentablemente al momento que no hay una precisión clara de la forma de aparición del síndrome o las características que hacen que alguien lo pueda padecer.

Destaca que para el tratamiento del “síndrome anal inquieto” se suministró clonazepam, el cual funcionó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *