Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Los ingresos hospitalarios y operaciones quirúrgicas no esenciales están suspendidos en la nación europea debido al colapso de los hospitales públicos ante el repunte de casos graves de covid

El Gobierno de Rumania anunció la suspensión de todos los ingresos hospitalarios y operaciones quirúrgicas no esenciales debido al colapso de los hospitales públicos ante el repunte de casos graves de covid en el país, donde sólo se ha vacunado un tercio de la población adulta.

La medida se prolongará, en principio, por un período de 30 días, según anunció el secretario de Estado del Ministerio del Interior y principal responsable de la lucha contra la pandemia, el doctor Raed Arafat.

“Nos vemos obligados a emitir una orden para los próximos 30 días que prevé que los directores de los centros públicos con camas disponibles suspendan los ingresos para operaciones y otros tratamientos que no sean urgentes”, dijo Arafat. La urgencia de caso, agregó el doctor, será evaluada por el médico que lo trata.

Apenas 33% de la población adulta está vacunada contra covid en Rumania

Con apenas un 33% de la población adulta vacunada, Rumania es el segundo país de la Unión Europea (UE) con menos inmunizados per cápita por detrás de Bulgaria. Más de 14.000 pacientes de covid están internados en estos momentos en hospitales rumanos. Más de un diez por ciento de ellos están en estado grave.

La acumulación de casos graves en las últimas semanas ha desbordado a los hospitales destinados a pacientes de covid, obligando a las autoridades a dedicar más centros a los afectados por el coronavirus.

Entre el domingo y el lunes murieron en Rumania 133 personas infectadas con la covid, 127 de las cuales no estaban vacunadas.

Con una tasa de 73 muertos por cada mil habitantes en las últimas dos semanas, Rumanía es además, tras Bulgaria y Lituanía, el país europeo con más fallecimientos por covid per cápita, según datos del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de la UE (ECDC).

Con el objetivo de hacer crecer el número de vacunados, el Gobierno aprobó a finales de septiembre toques de queda nocturnos y otras medidas restrictivas exclusivamente para no vacunados.

Unas 15 mil personas, según medios locales, salieron a la calle el sábado en Bucarest para protestar contra unas medidas que consideran “abusivas y discriminatorias”.

Con información de EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *