Publicado en Destacado, NACIONAL.

La resaca para la mayoría de las personas es muy desagradable. Después de la fiesta, llegan las consecuencias: el dolor y el malestar.

‘Para las cefaleas derivadas del consumo excesivo de alcohol, recomiendo cualquier antiinflamatorio, como ibuprofeno o aspirina. Evitaría, sin embargo, el paracetamol, porque este fármaco hace trabajar al hígado y, en episodios de resaca, este órgano ya está haciendo un esfuerzo extra con la eliminación de los tóxicos de nuestro cuerpo’, señala Moisés Robledo, médico de familia y secretario de información de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

El paracetamol tiene mayores efectos neurológicos pero, en el caso de las resacas, su consumo está contraindicado. Esto se debe a que el paracetamol agudiza los efectos secundarios del alcohol, ya que hace trabajar especialmente al hígado, un órgano que ya está haciendo un sobreesfuerzo en este tipo de episodios.

En resumen: si la cefalea no es causada por una excesiva ingesta de alcohol, debe tomarse paracetamol. En cambio, si el dolor de cabeza se debe a un episodio de resaca, debe optarse por un antiinflamatorio como el ibuprofeno o similares.

 

Fuente: ElPaís/Foto:Archivo/abv

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *