Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Un policía dejó una nota de suicidio y reveló que era un asesino que fue buscado durante más de 35 años en Francia. Fue apodado como “Le Grêlé” y es recordado por aterrorizar a París por perpetrar decenas de muertes; fue encontrado muerto el miércoles.

Con la esperanza de resolver un caso que viene siendo investigado desde los años ochenta, la Brigada Criminal busca confrontar actualmente las muestras de ADN de varias decenas de ex policías.

Uno de los sospechosos, identificado como Francois Verove, de 59 años, se suicidó en su apartamento en Grau-du-Roi, cerca de Montpellier, luego de ser citado para una entrevista y una prueba de ADN. De acuerdo con medios locales, el hombre, antes de quitarse la vida, habría dejado una carta de confesión en la que también afirmó que no había hecho nada desde 1997.

Cabe destacar que los resultados del análisis confirmaron este jueves que el ADN encontrado en las escenas de los crímenes atribuidos a “Le Grêlé” corresponden con el de Verove.

En tanto que la nota de suicidio pondría fin a 35 años de investigación en torno a una ola de asesinatos y violaciones que en las dos últimas décadas del siglo XX azotó a París, especialmente al caso de  una niña de 11 años que en  1986 fue encontrada violada y apuñalada en un sótano de la capital francesa, y pruebas forenses determinaron la presencia en el lugar del crimen de un hombre con rastros de viruela, una circunstancia atípica que dio lugar al apodo del asesino, “Le Grêlé” o “El Picado de Viruelas”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *