Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

El ejército británico se preparaba este miércoles para suplir la escasez de camioneros en el Reino Unido repartir combustible en las gasolineras, que se vieron asaltadas por automovilistas preocupados ante el desabasto de combustible.

El martes, gobierno y responsables del sector afirmaron ver los primeros signos de «estabilización» en esta crisis que sacude al país desde hace seis días.

Pero los surtidores de gasolina han tenido dificultades para hacer frente a la gran afluencia desatada desde que la semana pasada algunos concesionarios informaron de problemas de abastecimiento por falta de hasta 100 mil camioneros para transportar el combustible desde los puntos de almacenamiento.

El gobierno aprobó formalmente el miércoles la provisión de 150 conductores del ejército, que ya se están entrenando antes de ser desplegados en los próximos días.

Otros 150 soldados se mantienen a la espera por si fuera necesario movilizarlos.

Las largas colas en las gasolineras, marcadas por altercados entre automovilistas iracundos, son la última consecuencia de una importante escasez de mano de obra provocada por la pandemia y el Brexit, con problemas de reparto que también afectan a los supermercados o las cadenas de comida rápida.

Ante las impactantes imágenes de gasolineras abarrotadas, el ejecutivo de Boris Johnson no deja de repetir que el Reino Unido no se está quedando sin combustible, sino que la escasez se debe a una demanda excepcional provocada por las compras de consumidores movidos por el pánico, como ya ocurrió con el papel higiénico o ciertos productos alimenticios al principio de la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *