Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

La niñera llegó a Estados Unidos proveniente de Colombia, tras hacer un entrenamiento con una empresa

Una niñera interpuso una demanda contra el padre de familia que la contrató, esto después de descubrir que el hombre grabó cientos de videos de ella utilizando una cámara escondida.

Kelly Andrade, de 25 años y de origen colombiano, realizó varias horas de entrenamiento para poder ser contratada por la empresa Cultural Care Au Pair y llegar a Estados Unidos, donde finalmente fue asignada para ser niñera de cuatro menores, hijos de Michael Esposito, en Staten Island.

En la casa, a Andrade se le asignó un dormitorio donde podría quedarse mientras cuidaba a los niños; sin embargo, en el lugar llegó a descubrir a Esposito maniobrando el detector de humo del techo de su dormitorio, que “se cambiaba de posición constantemente”, de acuerdo a la demanda.

Poco menos de tres semanas después, Kelly decidió examinar el detector de humo, encontrando una cámara en su interior con una tarjeta de memoria llena con “cientos de grabaciones”, las cuales mostraban a la niñera desnuda o desvistiéndose, señala la demanda de acuerdo a información recuperada por New York Post. 

A los pocos minutos de descubrir la cámara oculta, Andrade señaló que Esposito regresó a su casa y se le percibía “muy nervioso, muy preocupado”.

Kelly trató de fingir que estaba durmiendo, pero Esposito golpeó a la puerta con insistencia, por lo que la mujer decidió huir, saltando desde la ventana ubicada en el primer piso.

“Corrí hasta que llegué lo suficientemente lejos, donde me sentí lo suficientemente segura como para detenerme”, relató Kelly, quien de inmediato buscó la comisaría más cercana para denunciar lo que había encontrado y entregar la tarjeta de memoria.

Tras la denuncia interpuesta, la policía detuvo el pasado 24 de marzo a Esposito bajo el delito de vigilancia ilegal.

“Sentí mucho miedo. Además de lo que acababa de pasar, ahora no tengo dónde quedarme, estoy en un país completamente desconocido, estoy sola. No tengo dinero, no sé qué voy a comer, no sé qué voy a hacer mañana”, recordó Kelly sobre lo que pasó en su mente.

Pese a la detención, Michael Esposito fue puesto en libertad bajo su propia responsabilidad. Las cámaras se instalaron por motivos de seguridad y no se colocaron en un dormitorio o camerino, alegó la defensa del hombre.

El New York Post señala que Andrade ha demandado a Esposito y a Cultural Care, empresa que le permitió llegar a Estados Unidos, por daños y perjuicios, alegando discriminación y calificando el comportamiento del hombre como “extremo e indignante”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *