Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Un hombre de Beirut que sufrió graves heridas en la explosión del puerto libanés en agosto del 2020, perdió la vida después de un año tras permanecer en casa de sus papás, informó su familia.

Ibrahim Harb, un contador de 35 años, se encontraba en su oficina en el centro de la capital libanesa cuando se produjo la explosión que arrasó el puerto y los vecindarios cercanos.

Los cientos de toneladas de nitrato de amonio, un material altamente explosivo que se utiliza en fertilizantes, detonaron tras un incendio en el puerto.

Con el fallecimiento de Harb, son 215 las muertes provocadas por la explosión, de acuerdo con datos oficiales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *