Publicado en Destacado, NACIONAL.

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El excandidato presidencial del PAN, Ricardo Anaya Cortés, informó esta mañana que después de 12 peticiones y tres mandatos judiciales, tuvo acceso al expediente integrado en su contra por la Fiscalía General de la República (FGR), en el que habría encontrado diferentes inconsistencias.

Entre lo que calificó como “puras mentiras” de la FGR, destaca la alteración de las fechas en las que presuntamente recibió el soborno y que no coinciden con su desempeño como diputado; hay oficios de la Cámara de Diputados en los que demuestra que no hay registro de su presencia en el lugar de la supuesta entrega y, los accesos para él y las personas que aparecen en la carpeta de investigación, carecían de registro de entrada, e inclusive, de autorización.

Anaya Cortés, quien está sujeto a proceso por haber recibido un soborno a cambio de votar a favor de la Reforma Energética en 2014, acusó al presidente Andrés Manuel López Obrador de quererlo meter a la cárcel por 30 años, a través de un expediente armado en colusión con el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin.

En el video, difundido a través de sus redes sociales, el excandidato presidencial y exdirigente panista, mostró 76 cajas que, dijo, están integradas de 135 mil fojas, distribuidos en cinco cajas principales y 71 anexos, que calificó en su mayoría de “paja, basura”.

A lo largo del video, el primero de cuatro que anticipa dará a conocer a partir de hoy y hasta el día de su audiencia programada para el próximo lunes 4, el panista exhibió fragmentos de las documentales del mencionado expediente, así como algunos de los que usará en su defensa.

Según el panista, toda la acusación en su contra “tiene que ver con un pacto perverso entre Lozoya y López Obrador, un pacto fuchi caca por donde quiera que lo veas”.

Lo anterior, a decir de Anaya Cortés, se basa en que está comprobado que Emilio Lozoya Austin, como director de Pemex, recibió de manera ilegal 10 millones de dólares de la empresa brasileña Odebrecht, por lo que debería estar en la cárcel y regresar el dinero, un hecho que en efecto está comprobado.

Sin embargo, asegura, hizo un pacto con López Obrador para quedar en libertad y quedarse con el dinero a cambio de que diga que recibió el dinero, pero no se lo quedó, sino que se lo dio a los adversarios del presidente.

A continuación, Anaya se refiere a diferentes aspectos del expediente, empezando por la declaración original de Emilio Lozoya, entregó el soborno a Anaya el 8 de agosto de 2014, fecha en la que Anaya asegura que estaba en Querétaro, donde asistió al teatro y a una boda al día siguiente, una agenda que puede probar porque inclusive hay videos y cientos de testigos.

Según el acusado, como sabían que no se podía demostrar su presencia en el Palacio Legislativo, la FGR cambió la declaración, usando el mismo párrafo, pero diciendo que fue la primera semana de agosto y no el día 8.

Además, expuso, “son tan mensos” que en la misma carpeta demuestran su inocencia. Y es que, la propia carpeta de investigación incluye que en la página 368 del tomo II, de la carpeta, dice que había solicitado licencia el 6 de marzo de 2014, es decir, que para agosto ya no era diputado.

Anaya advierte que el cúmulo de detalles en la carpeta para que la historia sonara creíble, le permiten ofrecer más pruebas a su favor. Por ejemplo, muestra una testimonial en la que un miembro del entonces Estado Mayor, manejaba un Charger blanco, que entró por la calle Emiliano Zapata, bajó al estacionamiento subterráneo donde lo encontró esperándolo para recoger el soborno.

A continuación, muestra oficios de la Cámara de Diputados en los que se informa que no existe registro alguno de autorización de ingreso al estacionamiento ni de Anaya, ni los presuntos implicados en la entrega. Aun más: no existe acceso vehicular para visitantes por la calle Emiliano Zapata.

Finalmente, Ricardo Anaya advierte con base en la respuesta de la Cámara de Diputados que los vehículos oficiales como el del Estado Mayor no tenían acceso, e inclusive, que él mismo tenía cancelado el acceso por haber solicitado licencia en marzo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *