Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Una pareja murió por complicaciones del COVID-19, tras decidir no vacunarse y sólo ser cautelosos, en el sur de California, Estados Unidos; murió el 26 de agosto y Daniel el 9 de septiembre.

Los esposos Daniel y Davy Macias, con siete meses de embarazo, fallecieron por el virus y dejaron huérfanos a cinco hijos, el mayor de tan solo ocho años de edad y la menor, una bebé que nació mientras la mujer estaba intubada.

Davy, de 37 años, era enfermera de parto  y pese a ello no quiso vacunarse contra el COVID-19 porque afirmaba que debía planearlo con tiempo y tomar una decisión al respecto.

La abuela Terry Macías, quien es una maestra jubilada de kínder, ahora cuida a los cinco huérfanos y cree que su hijo y su nuera contrajeron el COVID-19 de la variante delta tras efectuar un viaje familiar a un parque acuático antes de que sus hijos regresaran a clases presenciales, en agosto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *