Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Yasmín Flores, de 31 años, y Soledad Vargas, de 39, ambas amas de casa y con varios hijos, murieron luego de acudir con el mismo cirujano plástico para realizarse una liposucción en Buenos Aires argentina.

Con tres meses de diferencia, acudieron a realizarse la cirugía luego de concertar una cita con un supuesto profesional a través de redes sociales, fallecieron el 27 de abril y 30 de julio, respectivamente.

El presunto cirujano identificado como Roberto López, de 40 años, las abandonó tras las intervenciones, ante lo cual ambas presentaron denuncia ante las autoridades luego de enfrentar complicaciones.

Mientras que una ex asistente del supuesto médico declaró ante la autoridad que este realizaba las cirugías bajo los influjos del alcohol y drogas como marihuana o éxtasis.

Los casos conmocionan al país y trascienden al mundo alertando de la proliferación de pseudo cirujanos en las redes sociales que  ofrecen precios por debajo de los estipulados por médicos certificados pero que cobran vidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *