Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Nure Miguel Aiza Bezares, nacido en la ciudad de Córdoba, Veracruz, con estudios de posgrados en Administración de Construcción y Tecnologías de Información, llegó a Estados Unidos en el año de 1997 para participar como pasante en una empresa del ramo, y después de un año, a punto de volver a México, le ofrecieron trabajo en un proyecto bastante ambicioso que lo obligó prácticamente a quedarse.

Tras el paso del tiempo, decidió crear en la ciudad de Nueva York su propio negocio un 31 de octubre pero arrancarlo el 15 de septiembre del año de 2005, estando ya a unos días de cumplir 16, en la cual se trabaja con programación de proyectos de construcción, años después iniciaron con la labor de gerenciamiento, y en 2013 implantación de sistemas de control de proyectos, que es la parte tecnológica.

Su compañía lleva parte del nombre de su abuela en su memoria, “Toll International”, y ella se llamaba Dolores Toll, y decidió ponerle ese nombre debido a que ella siempre le impulsó a que construyera su propio negocio y fuera un importante empresario en cualquier parte donde estuviera.

En cuanto a lo complicado que ha sido posicionarlo, Nure Aiza dijo que han existido a lo largo de su trayectoria, ya que creen que como mexicano no “vas a hacer un trabajo de calidad, piensan que no vas a entregar los proyectos a tiempo, y pues la garantía que yo he dado y sigo dando desde que comencé mi compañía es, trabajo que no se entrega a tiempo, cerramos la compañía y nos dedicamos a otra cosa”.

El tiempo más complejo menciona se vivió en el año de 2010:

“Había una crisis económica, en el 2008 en Estados Unidos se sufrió una crisis económica, los contratos que mi compañía tiene son a largo plazo, entonces no lo sufrimos hasta dos años después cuando se expiraron los contratos que ya teníamos. En el 2010 tuvimos muy poco ingreso, fue muy difícil, afortunadamente me llamaron de vuelta en unos proyectos de los que había trabajado”.

Además de generar empleos en la ciudad neoyorquina, ya tiene un proyecto manufacturero que se tendrá en la zona del Bajío del país, por lo que desde este momento ya crea trabajos en México desde Estados Unidos, y se espera que esa compañía inicie funciones en los próximos meses.

Nure Miguel tiene dos hijos, Mateo y Diego de 9 años y cinco respectivamente, además de su esposa Roxana Pardo González de Poza Rica, Veracruz, a quien conoció en Córdoba, se hicieron pareja y continuaron este camino en el país norteamericano.

Lo veracruzano lo llevan a Nueva York todos los días ya que su cocina está basada en los bocoles, enchiladas, y demás comida típica de este estado.

Le tocó junto con su esposa ver desde lejos los daños que sufrió el municipio pozarricense tras el paso del huracán “Grace”, donde afortunadamente la familia de su esposa se encuentra bien y sin daños considerables.

Todo parece indicar que a Veracruz no volverían, y es que asegura que al menos una vez al mes visitan a su gente, por lo que afortunadamente tienen contacto constante con ellos de donde provienen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *