Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Los sorprendidos habitantes de la costa este de Estados Unidos enfrentaban el jueves un creciente número de muertos, ríos desbordados, daños por tornados y llamadas continuas de auxilio después de que los remanentes del huracán Ida azotaran la región con precipitaciones históricas que dejaron por lo menos 46 personas fallecidas en sus casas y vehículos.

En una región que había recibido advertencias sobre la posibilidad de inundaciones repentinas, pero no se había preparado para un impacto tan fuerte, la tormenta dejó al menos 46 muertos de Maryland a Connecticut entre la noche del miércoles y la mañana del jueves.

Al menos 23 personas fallecieron en Nueva Jersey, informó el gobernador Phil Murphy. Por lo menos 13 víctimas perdieron la vida en la ciudad de Nueva York, anunció la policía, una de ellas dentro de un vehículo y 11 en apartamentos inundados en sótanos, los cuales suelen ser viviendas relativamente costeables en una de las ciudades más caras del país. Se reportaron tres decesos en el condado Westchester, en los suburbios de la ciudad de Nueva York.

Otras cinco personas murieron en Pensilvania, incluyendo una a la que le cayó un árbol encima y otra que se ahogó dentro de su vehículo después de ayudar a su esposa a escapar, según las autoridades. Un sargento de la policía estatal de Connecticut falleció luego de que su patrulla fuera arrastrada por la corriente. También se reportó un deceso en Maryland.

En la ciudad de Nueva York, Sophy Liu sacó a su hijo de su cama y le colocó un chaleco salvavidas y un flotador de natación, ya que se estaba inundando su apartamento del primer piso, en el distrito de Queens.

Incapaz de abrir la puerta por la fuerza del agua, llamó a sus amigos en busca de ayuda. El agua alcanzaba casi el metro y medio (5 pies) de altura cuando llegaron a rescatarla, relató.

En otra parte de Queens, el agua en el apartamento de Deborah Torres, ubicado en el primer piso, le llegó rápidamente a las rodillas mientras su casero les pedía desesperadamente a sus vecinos de la planta baja — que tenían un bebé — que salieran del lugar, contó. Sin embargo, el agua corría con tal fuerza que ella asumió que no pudieron abrir la puerta. Los tres residentes fallecieron.

Los remanentes de Ida mantuvieron un núcleo húmedo, y luego se fusionaron con un frente de tormenta tradicional, desatando una acometida de lluvias sobre el corredor de la autopista interestatal 95, dijeron los meteorólogos. No es la primera vez que se registra un clima similar tras el ingreso de un huracán a tierra, pero los expertos afirman que se magnificó ligeramente debido al cambio climático — el aire más caliente retiene más humedad — y a los ambientes urbanos, donde el pavimento impide que el suelo absorba el agua.

El Centro Nacional de Huracanes había advertido desde el martes sobre la posibilidad de “inundaciones súbitas significativas y peligrosas”, así como desbordamiento de ríos, en la región central de la costa este y Nueva Inglaterra.

De todas formas, la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, y el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, dijeron que la fuerza de la tormenta los tomó por sorpresa.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *