Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Un estudio de neurociencia cognitiva, realizado en la Universidad de Leyde en Holanda, reveló que los bebés se ríen más como simios que como seres humanos.

Los investigadores hicieron escuchar grabaciones de bebés humanos de edades comprendidas entre 3 y 18 meses a un primer grupo de 15 fonetistas expertos y 102 novatos.

 Los participantes debían medir la proporción de inspiraciones y expiraciones contenida en los sonidos, y luego evaluar, en una escala de notación, en qué medida les parecían esas risas agradables y contagiosas.

La experiencia demostró que a medida que los bebés crecían, la proporción de aire expirado aumentaba… y con ella la percepción positiva por parte del adulto.

Fuente: Milenio/Foto:Archivo/JDM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *