Publicado en Destacado, NACIONAL.

CIUDAD DE MÉXICO (proceso).- Las actuaciones de la Fiscalía General de la República (FGR) en el seguimiento a la denuncia interpuesta hace más de un año por el exdirector de Pemex Emilio Lozoya Austin, revivieron la notoriedad política del excandidato presidencial del PAN Ricardo Anaya Cortés.

Sin cargo público y despojado de la injerencia que tuvo en el PAN, el queretano de 42 años inició la cuarta semana de agosto con una tanda de comunicaciones difundidas en video y texto en sus redes sociales, acusando una persecución política del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien, dice, quiere encarcelarlo para evitar su postulación a la Presidencia en 2024.

El escándalo surgió en medio de la realineación política que encauza el activismo opositor con la prolongación de la alianza PRI-PAN-PRD, que de ser electoral se formalizó como legislativa el mismo día que se difundió el primer video de Anaya Cortés, dando visos de que esos partidos seguirán actuando en un bloque, como demuestra la visita de sus dirigentes a la OEA el 23 de agosto para denunciar la intromisión del crimen organizado en las elecciones de junio.

La víspera, el Legislativo dio un avance de lo que será su actuación en los próximos años al impedir en la Comisión Permanente que la reglamentación de la revocación de mandato –que pretendía lograr rápido el presidente López Obrador para celebrarla en 2022– se viera obstaculizada.

Sin embargo, el dirigente del PAN, Marko Cortés, lo mismo que otros miembros del partido, e incluso el propio Anaya, han evitado referirse a esa o cualquier otra coyuntura para explicar el motivo de la “persecución” que señalan en sus respectivas declaraciones.

El también exgobernador de Guanajuato, que termina su coordinación este martes 31, es uno de los legisladores que el pasado miércoles 25 acudió a la FGR para exigir acceso al expediente de Anaya, uno de los aspectos que se han considerado violación al debido proceso y que motivaron un primer revés a la fiscalía, en virtud de que el acusado no pudo enfrentar la acusación.

En entrevista, Romero Hicks se refiere a las declaraciones que a lo largo de la semana emitió López Obrador: “Miente, provoca y se hace víctima. Exhibe conductas que muestran está desconectado de la realidad y en lugar de asumirse como un jefe de Estado lo que hace es dividir a los mexicanos”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *