Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Un pastor cristiano convenció a su congregación de que era capaz de emular la resurrección de Jesucristo, por lo que pidió que lo enterraran vivo y aseguró que volvería a la vida en tres días, pero murió.

Los hechos ocurrieron en Zambia, África, donde feligreses de la Iglesia Sion de la ciudad de Chidiza ayudaron al pastor James Sakara, de 22 años, a cavar una fosa poco profunda y lo sepultaron atado de manos.

Pasaron tres días y no resucitó, por lo que lo desenterraron y encontraron su cuerpo sin vida, lo que dejó confundidos a muchos de sus feligreses y a su esposa embarazada, según medios locales.

«Aunque algunos miembros de la comunidad se vieron reacios a realizar esta acción, tres de ellos hicieron caso al pastor y prepararon el terreno mientras los demás observaban el preludio de una supuesta vida inmortal, narran los medios del país sudafricano”, citó un medio de comunicacipon local.

Los feligreses intentaron reanimarlo con ejercicios espirituales, pero nada sirvió, Sakara había fallecido.

 

La policía presentó cargos contra los tres hombres que enterraron al pastor, uno de ellos está detenido y los dos restantes están prófugos de la justicia.

Fuente: Clarín/Foto: Archivo/atf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *