Publicado en Destacado, NACIONAL, socieda-espectaculos.

Vicente Fernández Jr. confirmó este viernes que su padre, el cantante Vicente Fernández, fue diagnosticado con el síndrome de Guillain-Barré y que ya se encuentra en tratamiento desde el pasado 13 de agosto para evitar su avance.

Cabe recordar que el ‘Charro de Huentitán’ llegó hace un par de semanas a un hospital privado de la ciudad de Guadalajara, capital de Jalisco, luego de sufrir una caída que provocó un golpe en las cervicales cercanas al cráneo, lastimándose la médula y dejándolo sin movimiento de brazos y piernas.

La familia de Vicente Fernández aseguró que su estado de salud sigue mejorando a paso lento.

De acuerdo con Vicente Fernández Jr., la enfermedad detectada no tiene relación con la caída que sufrió su padre en su rancho, que lo llevó a la hospitalización.

“Afortunadamente fue detectado muy a tiempo, ya tiene tratamiento y va ser un tratamiento con respuesta lenta, como dijeron los doctores”, señaló el hijo de Vicente Fernández.

¿Qué es el síndrome de Guillain-Barré?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el síndrome de Guillain-Barré es una afección rara en la que el sistema inmunitario del paciente ataca los nervios periféricos.

Además, pueden verse afectadas personas de todas las edades, pero es más frecuente en adultos y en el sexo masculino.

La OMS indica que la mayoría de los casos, incluso los más graves, se recuperan totalmente. Los casos graves son raros, pero pueden producir una parálisis casi total.

Según datos de la OMS, “el síndrome de Guillain-Barré puede ser mortal. Las personas con síndrome de Guillain-Barré necesitan tratamiento, a veces en cuidados intensivos, y seguimiento. El tratamiento consiste en medidas de apoyo e inmunoterapia.”

Explica que en el síndrome de Guillain-Barré, el sistema inmunitario del organismo ataca parte del sistema nervioso periférico. El síndrome puede afectar a los nervios que controlan los movimientos musculares así como a los que transmiten sensaciones dolorosas, térmicas y táctiles. Esto puede producir debilidad muscular y pérdida de sensibilidad en las piernas o brazos.

En cuanto a los síntomas, detalla que suelen durar pocas semanas y la mayoría de los casos se recuperan sin complicaciones neurológicas graves a largo plazo.

  • Los primeros síntomas consisten en debilidad u hormigueo, que suelen empezar en las piernas y pueden extenderse a los brazos y la cara.
  • En algunos casos puede producir parálisis de las piernas, los brazos o los músculos faciales. En el 20% a 30% de los casos se ven afectados los músculos torácicos, con lo que se dificulta la respiración.
  • En los casos graves pueden verse afectadas el habla y la deglución. Estos casos se consideran potencialmente mortales y deben tratarse en unidades de cuidados intensivos.
  • La mayoría de los casos, incluso los más graves, se recuperan totalmente, aunque algunos siguen presentando debilidad.
  • Incluso en los entornos más favorables, del 3% a 5% de los pacientes con el síndrome mueren por complicaciones como la parálisis de los músculos respiratorios, septicemia, trombosis pulmonar o paro cardiaco.

Recomendaciones para el tratamiento de los casos de síndrome de Guillain-Barré y su atención:

  • El síndrome de Guillain-Barré puede ser mortal. Los pacientes con el síndrome deben ser hospitalizados para que estén vigilados.
  • Las medidas de apoyo incluyen el monitoreo de la respiración, la actividad cardiaca y la tensión arterial. Los pacientes con dificultad para respirar suelen necesitar ventilación asistida y deben recibir vigilancia para detectar complicaciones como arritmias, infecciones, trombosis e hipertensión o hipotensión.
  • No hay cura para el síndrome de Guillain-Barré, pero el tratamiento puede mejorar los síntomas y acortar su duración.
  • Dada la naturaleza autoinmunitaria de la enfermedad, en la fase aguda suele tratarse con inmunoterapia, como inmunoglobulinas intravenosas o plasmaféresis para eliminar los autoanticuerpos. Generalmente, los mayores beneficios se obtienen cuando la inmunoterapia se inicia 7 a 14 días después de la aparición de los síntomas.
  • En caso de persistencia de la debilidad muscular tras la fase aguda de la enfermedad, los pacientes pueden necesitar rehabilitación para fortalecer la musculatura y restaurar el movimiento.

 

Fuente:ElFinanciero/OMS/Foto:Archivo/JAC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *