Publicado en Destacado, ESTATAL.

El secuestro virtual es un delito que está vigente y consiste en la simulación de la privación ilegal de la libertad de una persona para lo cual el delincuente pide a la familia el pago de un supuesto rescate.

Jorge Martínez, encargado de la Oficina de Asesoría contra el Engaño Telefónico del C4, afirma que se trata de una extorsión telefónica que ha sido atendida en más de 50 ocasiones en el transcurso del 2021.

¿Cómo operan los delincuentes?

El modus operandi inicia con una llamada a la víctima haciéndole creer que le está contactando el comandante de la policía diciéndole que de su línea telefónica se hizo una llamada al 911 denunciando un hecho delictivo.

«Como la víctima niega esa llamada, de inmediato el extorsionador le dice que su teléfono fue tronado y que tiene que entrevistarse con una licenciada en un lugar público para entrevistarse en un lugar público».

Cuando el ciudadano acepta comienza a ser manipulado por el sujeto al grado que lo manda a hospedarse a un hotel económico o a un motel, si no es así, lo hace deambular en la central camionera o una plaza comercial.

Previamente le pide información de su familia, que no responda ninguna llamada excepto la de él, además que lo hace eliminar WhatsApp para que él pueda manipular su aplicación.

En ese momento el autor comienza a enviar mensajes, hace llamadas o envía imágenes de la víctima supuestamente desnuda o atada, exigiendo dinero para dejarlo en libertad.

Ante ese escenario recomendó no contestar llamadas con ladas de otros estados, números que no se tengan registrados y en caso de hacerlo y escuchar algo de lo anterior descrito se puede comunicar al número de emergencias 911.

En lo que va del año se han desactivado 54 casos de secuestro virtual en la entidad veracruzana evitando que las personas «paguen» aproximadamente 5 millones 870 mil pesos.

La autoridad ha identificado que la mayoría de las llamadas de extorsión son al azar y provienen de centros penitenciarios que se encuentran ubicados en el norte y en el centro del país.

Anteriormente usaban ladas en su mayoría 336; 331; 886; pero ahora usan las de la zona para que los usuarios de la telefonía celular se confíen y respondan de forma inmediata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *