Publicado en Destacado, ESTATAL, REGIÓN SUR.

Nanchital, Ver. 18 de agosto 2021.- Tras casi dos años de no tener un incremento en sus ventas, comerciantes del municipio de Nanchital que se dedican a la venta de útiles escolares, así como uniformes y zapatos, tienen la esperanza de poder repuntar sus ingresos en el retorno a las clases presenciales el 30 de agosto.

En el caso de las papelerías algunas han iniciado con la venta de copias, debido a las inscripciones que empezaron desde la semana pasada, sin embargo la compra de libretas, cuadernos, lapiceros, colores y demás útiles aún no inicia, por lo que se mantienen a la expectativa.

«Sabemos que puedo haber un regreso a clases, pero como que aún los padres no quieren comenzar con la compra de los útiles, por lo que tampoco hemos decidido invertir mucho, hasta que ya casi sea un hecho», comentó Luis Martínez, encargado de la papelería Belén en el centro de la ciudad.

Dijo que con este sería el segundo año en no tener un incremento a como estaban acostumbrados con el inicio de cada ciclo escolar, ya que además las listas escolares son menores y algunos padres han decidido reciclar en los útiles.

«Esperamos que en los próximos días nuestras ventas mejoren, porque también pagamos nuestros servicios básicos como la luz, el agua y las quincenas de nuestros trabajadores», mencionó.

UNIFORMES Y ZAPATOS ESCOLARES TAMBIEN QUIEREN REPUNTAR SUS VENTAS

Por su partes los locales donde la ciudadanía acudía para adquirir los uniformes escolares de sus hijos, lucen aún vacíos, ya reconocieron tener miedo a invertir y que las ganancias no sean las que esperan.

«Sabemos que podría haber regreso a clases pero no queremos invertir por ahora porque podría perjudicarnos si los uniformes no se venden bien, por lo que esperaremos los días próximos y ver si invertimos o no», dijo doña Julia, comerciante.

Una situación similar sucede con los vendedores de zapatos escolares ya que llevan 2 años consecutivos sin poder obtener ganancias incluso han considerado cerrar sus puertas.

«No creo que compremos zapatos, yo cada año me preparaba e invertía hasta 30 mil pesos, si hago eso ahorita no me recuperaría, hasta corro el riesgo de cerrar, porque muchas personas tienen problemas económicos con esta pandemia», explicó Esther Rosas, vendedora de calzado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *