Publicado en Destacado, NACIONAL.

Freddie Figgers fue abandonado en un bote de basura cuando apenas era un bebé, lo rescataron y hoy en día dirige su propia empresa en Estados Unidos valuada en millones de dólares.

De acuerdo con el empresario, los niños solían burlarse de él e incluso le apodaron “bebé basura” por la situación que vivió cuando era recién nacido.
El padre de Figgers, Nathan, tenía 74 años y su madre, Betty May, 66 cuando lo acogieron.

Tenían hijos propios y habían acogido a decenas de otros niños a lo largo de los años  y habían planeado dejar de hacerlo pues ya eran viejos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *