Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

El presidente Ashraf Ghani dijo que huyó de Afganistán este domingo para «evitar un baño de sangre», cuando los talibanes entraron en la capital, Kabul, poniendo fin a una ofensiva relámpago.

Combatientes talibanes incluso tomaron el control del palacio presidencial, en el que estaban celebrando una serie de reuniones de cara al establecimiento del Emirato Islámico de Afganistán.

Ghani señaló que temía que «innumerables patriotas habrían sido martirizados y Kabul destruida» si él se quedaba.

Los talibanes ganaron […] ahora son responsables del honor, de la posesión y de la autopreservación de su país», apuntó Ghani en un mensaje en Facebook.

Ahora se enfrentan a una nueva prueba histórica. O bien preservan el nombre y el honor de Afganistán o bien le darán prioridad a otros lugares y redes», añadió.

Ghani no indicó adónde había ido, pero el grupo de prensa afgano Tolo News indicó que podría haberse marchado a Tayikistán.

Por su parte, el ex vicepresidente Abdullah Abdullah, que encabeza el proceso de paz, acusó a Ghani de haberse ido «dejando a la gente en esta situación».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *