Publicado en Destacado, INTERNACIONAL, NACIONAL.

Un padre de Santa Bárbara sospechoso de haber matado a sus dos hijos en México dijo al FBI que era seguidor de QAnon, que tenía que matarlos porque habían sido infectados con ADN de serpiente y que estaba salvando al mundo de los monstruos, según una denuncia penal presentada en el tribunal federal de Los Ángeles.

Matthew Taylor Coleman, de 40 años, está acusado de dos cargos de asesinato en el extranjero de un ciudadano estadounidense por el asesinato de su hijo de 2 años y su hija de 10 meses. Se le acusa de dispararles con un fusil de pesca submarina el lunes en Rosarito, una comunidad de playa a 30 minutos al sur de Tijuana, de acuerdo con la Oficina de la Fiscalía de los Estados Unidos.

Coleman dirige Lovewater Surf Co., una escuela de surf con sede en Santa Bárbara, y es egresado de la San Diego Point Loma Nazarene University, según el sitio web de la empresa.

Coleman dijo a los agentes del FBI que había matado a sus hijos disparándoles una lanza en el pecho, explicando que había sido “iluminado por QAnon y las teorías de conspiración Illuminati” y “creía que estaba salvando al mundo de los monstruos”, según una declaración jurada en apoyo de la denuncia.

Coleman dijo a los agentes federales que estaba “recibiendo visiones y señales que revelaban que su esposa… poseía ADN de serpiente y lo había transmitido a sus hijos”, afirma la declaración jurada.

Mientras que QAnon abarca una amplia gama de teorías de la conspiración, sus seguidores generalmente creen que el expresidente Donald Trump está luchando contra un estado profundo de caníbales adoradores de Satanás —incluyendo prominentes demócratas y celebridades— que operan una red de tráfico sexual de niños.

No estaba inmediatamente claro si Coleman había contratado ya un abogado que pudiera hablar en su representación.

La esposa de Coleman se puso en contacto con el Departamento de Policía de Santa Bárbara el sábado para informar de que su marido había abandonado la residencia de la pareja en una furgoneta Mercedes Sprinter con sus dos hijos, y no sabía a dónde habían ido, según la declaración jurada.

Dijo a la policía que Coleman no respondía a los mensajes de texto, pero que no creía que fuera a hacer daño a sus hijos. Dijo a la policía que estaba preocupada porque Coleman no tenía una silla de seguridad para el auto.

Al día siguiente, la mujer de Coleman presentó una denuncia por desaparición. Usando la aplicación Find My Phone, la esposa de Coleman pudo determinar que el teléfono de su marido había estado en Rosarito el domingo por la tarde, dice la declaración jurada.

El video de vigilancia obtenido por los investigadores de Baja California muestra que Coleman se registró en un hotel City Express en Rosarito el sábado con sus dos hijos.

El fiscal de Baja California, Hiram Sánchez Zamora, dijo que el video muestra que Coleman salió del hotel City Express el lunes en la madrugada a las 2:54 a.m. con los dos niños. Unas horas más tarde, regresó al hotel a las 6:33 a.m., pero sin sus hijos, dijo Sánchez, quien dio detalles en una conferencia de prensa en Tijuana el martes por la tarde.

A las 7:27 de la mañana del lunes, la policía de Baja California recibió una llamada al 911 sobre el impactante descubrimiento de los cuerpos de dos bebés en pañales que se cree fueron apuñalados repetidamente con una estaca de madera. Sus restos fueron descubiertos en una zanja por un trabajador agrícola cerca del rancho El Descanso, situado en el kilómetro 55.4 de la carretera panorámica entre Tijuana y Ensenada.

El hijo de Coleman fue encontrado con 17 puñaladas y su hija con 12. Cerca de sus cuerpos se encontró una “estaca de madera manchada de sangre”, que inicialmente se creía que era el arma homicida.

Los testigos del descubrimiento de los cuerpos de los niños dijeron a los medios de comunicación de Baja California que creían que los asesinatos formaban parte de algún tipo de ritual satánico o de una secta.

El mismo servicio de localización de teléfonos se utilizó más tarde el lunes, mostrando que el teléfono de Coleman estaba cerca del puerto de entrada de San Ysidro, en la frontera entre Estados Unidos y México, según la declaración jurada.

El FBI pidió a sus colegas de las fuerzas del orden en San Diego que detuvieran a Coleman, que entró en Estados Unidos en la furgoneta Sprinter sin los niños. Coleman fue remitido a una inspección secundaria y luego fue detenido cuando intentaba cruzar de Tijuana a Estados Unidos en San Ysidro, según la declaración jurada del tribunal y los funcionarios de Baja California.

Los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza informaron de que habían visto lo que parecía ser sangre en los documentos de la furgoneta, según la declaración jurada.

Al no encontrar a los niños con Coleman, los agentes del FBI se pusieron en contacto con las autoridades policiales de Rosarito y se enteraron de que esa mañana las autoridades mexicanas habían recuperado los cuerpos de dos niños que coincidían con la descripción de los hijos de Coleman.

Más tarde, Coleman dijo a los agentes del FBI durante un interrogatorio que había matado a los niños con un fusil de pesca submarina, del que se deshizo a un par de kilómetros de distancia junto con algunas ropas ensangrentadas y una manta de bebé, según la declaración jurada. Las autoridades mexicanas pudieron encontrar esos objetos y el arma homicida.

Las creencias de QAnon se han vinculado no solo a la violencia política, incluido el ataque del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos, sino a la violencia basada en delirios sobre la victimización de los niños. En 2019, un memorando interno de la oficina del FBI en Phoenix calificó a QAnon y a las teorías conspirativas adyacentes como una amenaza terrorista doméstica, citando al menos dos incidentes violentos.

El movimiento ha tenido que pivotar después de que la predicción del día del juicio de Trump, conocido como The Storm o la tormenta, no llegara como se había prometido, y muchos creen ahora que Trump es un presidente en las sombras.

Un informe del FBI y del Departamento de Seguridad Nacional publicado en junio advertía de más acciones violentas por parte de los seguidores de QAnon, y es probable que algunos empiecen a creer que “ya no pueden confiar en el plan al que se hace referencia en las publicaciones de QAnon y que tienen la obligación de pasar de servir como soldados digitales a participar en la violencia del mundo real”.

La ley estadounidense permite el enjuiciamiento de los asesinatos cometidos en otro país, siempre que tanto el acusado como la víctima sean ciudadanos estadounidenses y el acusado haya abandonado desde entonces el país donde se cometió el delito. La ley se utiliza raramente y debe ser aprobada por las más altas instancias del Departamento de Justicia.

El cargo se ha utilizado dos veces en los últimos años en el tribunal federal de San Diego para procesar asesinatos en México. Uno de los casos fue el asesinato de Yvonne Baldelli en 2011 en una isla de Panamá. Su novio regresó a su casa en el norte del condado y posteriormente fue procesado.

En el otro caso, Jake Merendino, un tejano acaudalado, fue asesinado cerca de Rosarito por su amante, quien regresó a su casa en San Diego y fue procesado.

La reportera Kristina Davis contribuyó a este informe.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *