Publicado en Destacado, NACIONAL.

Como es ya sabido, hospitales públicos, privados, clínicas y hasta farmacias, tiene una gran demanda de solicitudes para realizarse la prueba COVID-19 durante esta tercera ola, y actualmente hasta niños se pueden ver haciendo fila para hacerse este examen.

Es el caso del señor Jaime Llamada, quien llevó a sus dos hijas de 9 y 8 años respectivamente a una farmacia para que se les aplicara una prueba de antígenos y saber si portaban el virus o descartarlo en su momento.

Acudió con ellas afortunadamente sin que tuvieran algún síntoma, y era solo por seguridad de las pequeñas debido a la fuerte tercera ola que se vive en el país, y por consecuencia en esta región del estado de Veracruz.

“Ahorita por la situación y el incremento de esta tercer ola, pues es recomendable hacerle las pruebas para ver cómo se siente, cómo están”.

Señaló no estar de acuerdo en que vuelvan a clases presenciales a pesar de lo importancia que representa en estos momentos reactiven esta actividad, pero para él es más importante la vida de sus hijas que la escuela.

 

Aseguró no acudir a fiestas o lugares donde sabe que puede existir el riesgo para toda su familia, y solamente en esta ocasión salió para hacer la prueba a las niñas, las cuales espera no haya sorpresa alguna con un resultado negativo para su salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *