Publicado en Destacado, NACIONAL.

En Uganda fueron detenidos dos trabajadores de la salud que inyectaban agua y cobraban hasta 2 mil 500 pesos mexicanos por aplicar la vacuna falsa.

Autoridades locales informaron lo anterior y especificaron que aproximadamente unas 800 personas fueron víctimas de la estafa y pagaron de 25 y hasta 120 dólares, por la cual un médico se encuentra prófugo.

Detallaron que las vacunas falsas fueron aplicadas entre mayo y junio, en plena ola de contagios de COVID-19 en ese país.

Y aseguraron que tras analizarse, comprobaron que las vacunas no contenían ningún producto peligroso y que solo era agua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *