Publicado en Destacado, NACIONAL.

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- “Es una vergüenza y prueba irrefutable de que imperaba un gobierno o estábamos sometidos a un gobierno autoritario, antidemocrático que violaba los derechos humanos”, expresó el presidente Andrés Manuel López Obrador en referencia al caso del espionaje masivo orquestado a través del malware denominado Pegasus durante el gobierno de su antecesor, Enrique peña Nieto.

El mandatario descartó interponer una denuncia por el espionaje del que fue objeto su entorno familiar, entre ellos su esposa Beatriz Gutiérrez Müller y sus tres hijos mayores, así como su cardiólogo, argumentando que desde 1979 ha sido víctima de espionaje desde la Dirección Federal de Seguridad que encabezó hace 43 años Miguel Nassar Haro.

No obstante, dijo que este día, se va a informar si está vigente el contrato con la empresa NSO Group y consideró importante explicar públicamente quién y cuánto costó el contrato con la compañía israelí.

Al respecto, aseguró que el actual gobierno federal “no espía a nadie, los opositores no son espiados, no hay censura para los medios de información y a nadie se le limita sus libertades”, insistió.

El presidente López Obrador dijo que el caso del espionaje documentado durante el gobierno de Enrique Peña Nieto en contra de políticos, activistas y periodistas, es un tema que se sabe, pero “en la llamada sociedad política” y consideró necesario que la sociedad esté informada sobre esta actividad ilegal.

Explicó que la manera de espiar del gobierno anterior, era a través de equipos sofisticados para escuchar todas las llamadas telefónicas, no solo de la persona que era el blanco sino de todo su entorno

Dijo que el esquema de espionaje era de “muchos años” y pidió que se exhibiera en pantalla la portada del periódico La Jornada donde se informa que su familia fue espiada por el gobierno de Peña.

Al respecto, descartó presentar denuncias por el espionaje contra su familia, argumentando que esta práctica era masiva y a nivel global.

Consideró que, si presenta denuncias por el caso Pegasus, no va a terminar porque ha sido objeto de espionaje desde 1979 cuando se desempeñó como director del desaparecido Instituto Nacional Indigenista en el estado de Tabasco.

Aseguró que en su gobierno existe un sistema de inteligencia para el combate al crimen, “es para proteger a los ciudadanos, no para espiar a opositores”, reiteró.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *