Publicado en Destacado, NACIONAL.

San Luis Río Colorado, Son (proceso).- El presidente Andrés Manuel López Obrador retomó sus giras por el país: ingresó al corazón de zonas dominadas por grupos criminales, siguió la ruta de los actuales enfrentamientos entre facciones, a la vez que inauguró cuarteles de la Guardia Nacional y obras de beneficio social.

A mitad de su gobierno López Obrador se metió a la “boca del lobo” para afianzar la estrategia que busca pacificar al país: la de bienestar y la de autoridad. Y lo hizo en territorios dominados por diversos grupos criminales.

Arrancó en Baja California, estado con un alto índice de homicidios y presencia de diversos cárteles de la droga que se disputan la plaza. Pero también sumó a su estrategia, que pretende crear “un estado de bienestar”, un mensaje:

La segunda parada presidencial fue este fin de semana en Sonora, del viernes 2 al domingo 4, donde siguió la ruta de una zona convulsionada por diversas facciones de un mismo cártel: San Luis Río Colorado-Sonoyta-Puerto Peñasco-Caborca-Nogales-Cananea.

La disputa por la plaza del noroeste de Sonora la protagonizan los hijos de Joaquín El Chapo Guzmán y Ricardo Páez Quintero, sobrino de Rafael Caro Quintero.

Las dos giras de López Obrador tienen anuncios, inauguraciones de obras de infraestructura urbana y de cuarteles de la Guardia Nacional, que engarzan la estrategia anunciada desde el arranque de su gobierno: atender las causas sociales y pacificar al país.

Los dos recorridos tienen esa lógica. Por ejemplo, en la primera parte de su gira por Baja California, en Mexicali, dijo estar convencido de que se puede mejorar en lo económico, pero que también se requiere paz social.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *